Enemigos en Bosnia, hermanos en Irak



FALUYA, Irak (AFP).- En una tienda de campaña desordenada del Campo Faluya, los soldados bosnios echan una partida de póquer: musulmanes, serbios y croatas, que fueron enemigos hace diez años en una de las peores guerras civiles de la historia, hoy son hermanos de armas y sirven bajo la misma bandera en Irak. En una atmósfera distendida, estos soldados, miembros de la Fuerza Multinacional de Irak que proceden de más de 20 países, se burlan de los soldados norteamericanos.

"Cuando un obús de mortero cae en el campo, nos piden que nos quedemos en el interior", relata uno de ellos gesticulando. "No se dan cuenta de que a veces hemos vivido días enteros bajo bombardeos intensivos en Bosnia".

Esta unidad multiétnica, presente en Irak durante seis meses, está describiendo la historia de su país: es la primera vez desde el fin de la guerra (1992-1995) que soldados de las dos entidades semi-independientes de Bosnia, la República serbia de Bosnia (RS) y la Federación croato-musulmana, se encuentran en las mismas filas.

Casi todos son veteranos de ese conflicto interétnico que estuvo marcado por la peor matanza cometida en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, la masacre por las fuerzas serbias de unos 8.000 musulmanes en Srebrenica.

"Hemos pasado tanto tiempo juntos que no nos vemos ya como bosnios, croatas o serbios", dice el comandante de la unidad Stjepan Musa. Este croata católico, de sienes canosas y rostro anguloso, reconoce que se puso nervioso cuando supo que estaba al mando de soldados de orígenes tan diversos, una situación que podría haber sido explosiva por las historias personales de cada uno. Muy al contrario, concentrados en su misión de desminado y de limpieza de las municiones en la región, los hombres han creado unos vínculos muy fuertes, lejos de aquellos años en los que prevalecía el odio, relata el comandante.


Comentarios


Enemigos en Bosnia, hermanos en Irak