Blue Sky reanuda la perforación en búsqueda de uranio en Río Negro

La minera inició un programa de perforación de 4500 metros en la zona de Ivana Central. Los resultados del año pasado fueron alentadores.

La búsqueda de uranio y de un adicional de vanadio en el proceso, avanza en Río Negro en donde la minera de capitales canadienses Blue Sky anunció que retoma su programa de perforación reimpulsado por los resultados que obtuvieron en la anterior ronda de perforaciones.

La firma con sede central en Vancouver destacó días atrás que “se complace en anunciar que la empresa está reanudando su programa de perforación exploratoria de 4.500 metros con nuevos pozos planeados en el objetivo Ivana Central, a unos 10 kilómetros al norte del Depósito Ivana”.

En marzo la minera dio a conocer los resultados de las perforaciones que realizó en su anterior campaña de exploración en el enorme predio que tiene concesionado en la zona de Sur de Río Negro, que corresponde al proyecto Amarillo Grande.

En total se realizaron 350 pozos con una superficie de 3.255 metros entre los que se detectaron buenos resultados tanto en producción de uranio, como en vanadio.

La particularidad de este proyecto, y en general del uranio mineral que luego es utilizado en la producción de uranio enriquecido, es que se trata de una minería de bajo impacto porque se centra en una búsqueda más superficial, con perforaciones que la última fase tuvieron un promedio de 8,5 metros de profundidad.

Además, en la zona se logró identificar la presencia de vanadio, otro mineral que es utilizado en la industria del acero.

Nuestro próximo plan de perforación incluirá un regreso al objetivo central, a unos diez kilómetros al norte de Ivana, como parte de nuestro programa regional para identificar recursos adicionales en Amarillo Grande y convertir el proyecto en un distrito de uranio de múltiples depósitos”, había anticipado Cacos en marzo, tras los positivos resultados de los testeos a los pozos realizados.

En tanto que ahora detalló que “Ivana Central es la siguiente área que estamos evaluando en nuestro esfuerzo continuo por identificar y delinear nueva mineralización y depósitos en el proyecto Amarillo Grande a escala de distrito”.

La nueva etapa iniciada ahora contempla la continuidad de un plan que se había comenzado en 2020, con la perforación de 6 pozos pero que se detuvo, dejando pendiente completar otros 1.200 metros.

La empresa dio a conocer los detalles de su plan de perforación para este año.

Tras la finalización del tramo actual de perforación en Ivana Central, se ejecutarán aproximadamente 1.500 metros de perforación para ajustar la delineación de las áreas con los mejores resultados de ambos objetivos.

El objetivo de la compañía con esta nueva tanda de pozos de estudios, es ampliar aún más la zona estudiada para determinar si en su periferia también se detectan los metales buscados en buenas calidades que marquen el paso clave que se aguarda: llegar a la etapa de prefactibilidad.

Es que precisamente, este nuevo programa de pozos pilotos, está diseñado principalmente para probar una posible continuidad hacia el oeste de la mineralización, así como para probar algunas áreas no perforadas hacia el este que muestran anomalías que podrían dar buenos resultados de producción.

Para esto, la compañía empleará una perforadora hidráulica de circulación directa multipropósito sobre orugas. Esta perforadora lo que obtiene son muestras de esquirlas que se recolectan de cubetas de muestreo cada metro. Pero el equipo de perforación también tiene la capacidad de recuperar testigos de perforación.

Una vez realizado cada pozo serán inspeccionado con una sonda radiométrica calibrada Mount SoprysTM y se completará un estudio geoeléctrico SP SPR adicional en los pozos para aproximar la ubicación de los contactos geológicos entre las unidades sedimentarias.

El proyecto Amarillo Grande, insignia de la firma que forma parte del Grosso Group, fue un descubrimiento de un nuevo distrito que tiene el potencial de ser un proveedor nacional líder de uranio para el mercado argentino y un nuevo proveedor en el mercado internacional.

Parte del depósito Ivana Central que consiste en una depresión principalmente cubierta que abarca un área de 5 por 9 kilómetros, la cual es la base del proyecto y la primera parte del distrito para la cual se han completado tanto una estimación de recursos minerales como una evaluación económica preliminar.

La mineralización en el depósito Ivana tiene características de depósitos de uranio y vanadio de tipo superficial y de tipo arenisca. La mineralización tipo arenisca está relacionada con un sistema fluvial entrelazado e indica el potencial de un sistema de tamaño distrital. En tanto que los depósitos de tipo superficial, la mineralización recubre guijarros poco consolidados y es susceptible de lixiviación y actualización simple.

El proyecto incluye otras varias áreas objetivo sobre una tendencia regional, en o cerca de la superficie, por lo que empresa apunta a delinear recursos en múltiples áreas y avanzar el proyecto hasta el nivel de prefactibilidad.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios