Cómo es el ambicioso plan para exportar gas de Vaca Muerta a Bolivia, Chile y Brasil

Una serie de obras permitiría que el gas de la formación shale llegue a la frontera norte del país y desde allí abastezca a los vecinos países. También permitiría cubrir la demanda de las provincias del NOA. Estiman que el mercado externo podría llegar hasta los 62 millones de metros cúbicos diarios.

«Debemos comenzar a pensar diferente y creo que el nuevo abastecedor regional de energía, no solo de gas natural, es Argentina”. La frase es fuerte, y más aún si se tiene en cuenta que corresponde a Álvaro Ríos Roca, el socio director de Gas Energy Latin America y ex ministro de Hidrocarburos de Bolivia. En la misma se resume el enorme potencial que tiene el país, de la mano de Vaca Muerta, para que el gas de la formación se exporte tanto al norte de Chile, a Brasil y, en un giro de 180 grados, también a Bolivia.

Lo que podría definirse como el “Norte Grande” de Vaca Muerta, es un mercado internacional de exportación y a la vez de provisión a las provincias que hoy enfrentan el fondo de la olla del gas boliviano.

Esta alternativa que podría hacer que las exportaciones de gas pasen de los picos actuales de 10 u 11 millones de metros cúbicos diarios a más de 70, al sumar la demanda de mercados a los que hoy Vaca Muerta no puede llegar. Y a la vez, reemplazar el gas que hoy se importa de Bolivia para garantizar el abastecimiento de todo el noroeste del país que, de lo contrario, tendría problemas en poco más de un año.

“Debemos pensar diferente y buscar a Vaca Muerta como un abastecedor de gas natural, porque el recurso está descubierto, y lo único en lo que tenemos que trabajar fuerte es en complementar las obras de infraestructura que ya existen”, aseguró Ríos Roca.

Y remarcó que “TGN -en referencia al Gasoducto Norte de esa firma- hay que revertirlo, hay que hacer loops, hay que hacer compresión pero hay que llegar a la frontera con Bolivia”.

La reversión del Gasoducto Norte de TGN es la clave para que el gas de Vaca Muerta pueda llegar al norte.

El especialista destacó que es necesario y urgente “hacer todo un plan estratégico de dónde conseguimos el financiamiento para el cuello de botella del Gasoducto Norte, para llegar a un mercado de entre 50 y 60 millones de metros cúbicos día sin ningún problema en el 2030”.

Ríos Roca no pasó por alto la situación macroeconómica del país, ya que consideró que la reversión integral del sistema demandará entre 1500 y 2500 millones de dólares, pero sostuvo que “es un desafío con los problemas macroeconómicos de Argentina pero hay que hablar con todos los organismos de financiamiento que dejar sin gas a Bolivia va a ser un problema”.


Las obras en marcha y lo que falta


Una parte de esas obras necesarias ya está en marcha y otra cuenta con financiamiento de la ex Corporación Andina de Fomento (CAF) por 540 millones de dólares, dado que se trata de la reversión del actual Gasoducto Norte que opera Transportadora Gas del Norte (TGN).

En el primer caso se trata de una obra que está encarando la misma TGN para revertir el bombeo desde San Jerónimo, en Santa Fe, hasta Tío Pujio, en Córdoba, un cambio de sentido en la circulación del gas que permitirá que incluso en este invierno se puedan inyectar en esa zona unos 3 millones de metros cúbicos adicionales.

Si bien aún no se licitó, Nación ya anunció además que se revertirá un segundo tramo del Gasoducto Norte, puntualmente entre las plantas compresoras de Ferreyra y Lavalle de forma que el gas pueda pasar desde Córdoba hasta el límite de Santiago del Estero.

En total son 4 plantas compresoras las que se revertirán en esta etapa, y se acondicionará una más, la de Tío Pujio, en donde empalmará un nuevo gasoducto que está previsto en esta misma etapa, que vinculará esa planta con la de La Carlota, a unos 120 kilómetros, permitiendo así interconectar las redes de TGN con la de Transportadora Gas del Sur (TGS) en el gasoducto Centro Oeste.

Vaca Muerta ya produce más gas que toda Bolivia. (Foto: archivo Matías Subat)

Ríos Roca detalló que “entiendo que ahora se van a liberar 3 millones de metros cúbicos diarios, luego van a subir a a 9 ó 10 millones -con la fase que financiará la ex CAF- y luego hay una tercera fase que llega a alrededor de 29 millones de metros cúbicos”.

Precisamente con ese volumen, el ex ministro de Hidrocarburos de Bolivia explicó que “se puede abastecer el norte argentino, también a la demanda del norte de Chile y a la creciente demanda del sector del litio en Bolivia, que quiere desarrollarse pero no tiene energía”.


Dónde está la demanda


Ríos Roca detalló cada uno de los sectores en los que el gas de Vaca Muerta podría encontrar una demanda clara. El primero y más claro son las provincias del Norte Argentino que estimó que tienen una demanda de entre 14 y 16 millones de metros cúbicos por día.

Al llegar a Salta con el shale gas que hoy solo puede escalar hasta Córdoba, se habilita el uso del gasoducto Norandino que conecta con el norte de Chile, en donde el especialista consideró que la demanda para reemplazar el carbón que hoy queman las centrales térmicas es de 3 a 4 millones de metros cúbicos por día.

Del otro lado de la frontera, Ríos Roca, como ex ministro de Bolivia, consideró que a partir de 2028 ese país necesitará importar gas a razón de 12 a 14 millones de metros cúbicos diarios.

También los desarrollos para extraer litio en Bolivia podrían vincularse con obras menores a los gasoductos ya existentes en Argentina y demandar otros 3 millones de metros cúbicos. En tanto que el gran mercado será llegar al norte del Brasil.

En Bolivia hay un gasoducto que, por la caída de la producción está inactivo, y que puede transportar unos 4 a 5 millones de metros cúbicos a un sector que dejó de recibir gas por redes y hoy usa GNL.

En tanto que el corazón industrial de Brasil, la zona de San Pablo, dejará de contar con el gas boliviano, lo cual generará una demanda insatisfecha de unos 20 millones de metros cúbicos que hoy se complementan, ante el declino boliviano con GNL.

Esta propuesta es diferente a la que plantea llevar el gas de Vaca Muerta hacia el sur de Brasil, por medio del gasoducto Uruguaiana, una línea que habría que complementar con otro gasoducto en Brasil para llegar a San Pablo, pero que además Ríos Roca destacó que “deja sin llevar el gas de Argentina a sus provincias del norte”.

Para el especialista “hay una nueva visión de cómo tenemos que ver el tema del gas, hay que hacer que la evacuación del gas de Vaca Muerta sea rápida porque están los mercados, está la producción de Vaca Muerta para la demanda regional y hay que trabajar porque Bolivia se va a ir quedando sin gas natural”.


Seducir mercados y tener precios competitivos


Aunque otro referente del sector energético, como es el director de G&G Energy Consultants, Daniel Gerold, advirtió que hay otro factor a tener en cuenta en los planes para multiplicar las exportaciones de gas y es el precio.

Días atrás la secretaría de Energía de la Nación autorizó una serie de contratos de exportación en firme hacia Chile para el próximo invierno con un precio que no debe bajar de los 7,73 dólares el millón de BTU.

Pero así como ese valor es casi el doble del que se abona por el mismo gas en el mercado nacional, es alto para tratarse de gas por gasoducto, ya que Chile cuenta con contratos de largo plazo para la importación de GNL (gas natural licuado) que para este invierno promedian los 6,50 dólares, es decir, que el GNL les resulta más barato a la demanda chilena que el precio mínimo fijado por el gobierno argentino.

“Hay que recuperar los mercados regionales, volver a seducirlos y el precio es parte de eso, junto con la confianza del suministro”, cerró Gerold.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios