Exclusivo Suscriptores

El “Ángel” de Vaca Muerta

Un repaso de cómo fue el inicio de la actividad de Vaca Muerta y el rol de la estatal Gas y Petróleo del Neuquén. Quién fue Ángel Curet.

Por Rubén Etcheverry (*)

Coincidió mi regreso a Neuquén, con el ascenso de Norma Valle, ingeniera de Esso Argentina, trasladada a Houston como gerenta de una de las refinerías de ExxonMobil. Nos reunimos a almorzar a modo de despedida en Puerto Madero. Corría más de la mitad del 2008. En ese encuentro le conté que volvía a mi provincia a hacerme cargo de la recién creada Gas y Petróleo del Neuquén S.A. convocado por el gobernador Sapag.

Me mencionó, casi como al pasar, que un compañero suyo portorriqueño le refirió entusiasmado sobre la potencialidad de una cuenca petrolera en Argentina. Se comprometió a darle mi contacto para que me llame. Nunca volví a tener noticias de ella.

En GyP recibimos enormes superficies y cantidades de bloques hidrocarburíferos reservados sin ningún tipo de interesados en aquel momento. El licenciado Mendiberri (director Provincial de Hidrocarburos en aquel entonces) al refrendar el decreto me advirtió: “si logran hacer un pozo somero en Senillosa (la única área con alguna posibilidad), dense por más que satisfechos”.

Hacia fines de ese año había comenzado a derrumbarse el precio del crudo internacional. El 15 de septiembre de 2008, cuando Lehman Brothers entró en bancarrota, provocó la mayor caída de la economía estadounidense desde el “crac del 29”. La producción, las reservas, y las inversiones cotizaban en baja y la esperanza del futuro petrolero neuquino estaba en dudas.

Nos propusimos un ambicioso plan exploratorio y de prospección. Si no lográbamos reanimar la producción, al menos en los siguientes 3 años que quedaban de la gestión del gobernador, pretendíamos alcanzar un mayor y mejor conocimiento geológico de toda la cuenca. Quedar preparados para mejores momentos.

Poco antes de lanzar la primera licitación del Plan Nuevos Horizontes, recibí un llamado del exterior. Era Ángel Curet. Geólogo de la universidad de Puerto Rico, Master y doctorado en ciencias geológicas (Minnesota); doctor en Filosofía en Santa Bárbara. En su LinkedIn figura: “Tengo experiencia geológica y gerencial técnica con más de 35 años de experiencia en la industria de petróleo y gas con ExxonMobil, particularmente en América del Sur”.

A la semana siguiente estaba en Neuquén, sentado en las incipientes oficinas de GyP, en unos muebles que había llevado de casa, contándome de las nuevas perspectivas que habían comenzado a abrirse en Estados Unidos con el shale en los últimos años. Que existía una formación similar (refrescándome el triángulo litológico), en nuestra cuenca llamada Vaca Muerta, que podía despertar el interés de nuevos inversores.

Nos explicó las nuevas técnicas del fracking que venía desarrollando George Phydias Mitchell en Barnett Shale que lo hizo comercialmente viable y las ventajas con respecto a otros recursos no convencionales, cómo las arenas bituminosas de Canadá donde aún no se conocía el gas de esquistos (shale).

El interés de Exxon en Vaca Marta se mantuvo con Amalia Olivera Riley (que venía a Argentina casi todos los meses con Lee Avera, Richard Aguirre y Daniel De Nigris en la etapa posterior de avanzar localmente), que nos recibieron en sus laboratorios de Houston y acompañaron al Rail Road Commissioner (Autoridad Regulatoria de Texas) en las primeras visitas con el gobernador y el ministro.

Luego se sumó EOG Resources (empresa número uno en el mundo del Shale Gas and Oil) liderada por Mark Papa quien nos instruyó en el Clúster Shale 2012. La noruega Statoil no alcanzó a incorporarse espantada por la irregular e intempestiva re-estatización de YPF.

Desde la descreída Secretaría de Energía de Nación nos tildaban de ilusos (invitamos al ing. Cameron a Apache Corp en U.S. pero no se convenció) y las empresas locales miraban de lejos y de reojo el fenómeno. Se sumaron mucho después. Repsol se despierta recién en el año 2012 con en la Tercera Ronda del Plan Nuevos Horizontes donde resultó adjudicataria de la gran mayoría de los bloques licitados.

Ocurrió luego del enorme impulso que nos diera a nuestra credibilidad e insistencia, el informe de la EIA (Energy Information Administration, Dpto. Energía US) en el año 2011, sobre los recursos mundiales de gas de esquisto (evaluación inicial de 14 regiones en un estudio sobre 48 cuencas estructurales), que posicionara a Vaca Muerta cómo tercer país en el mundo con mayor cantidad de recursos potenciales de hidrocarburos no convencionales.

Esta semilla de lo que hoy conocemos como Vaca Muerta no hubiera sido posible sin el apoyo y la decisión política del gobernador Sapag y la eficaz gestión del ministro Coco. Regalo de Dios o de la naturaleza, un “ángel”, un poco de suerte, una visión, mucho de testarudez vasca y estar convencidos del proyecto, constituyeron el embrión de Vaca Muerta. Vaya esta ceñida historia como humilde homenaje a la generosidad de este Ángel precursor quien prendió en nosotros la llama de Vaca Muerta en Neuquén.

(*) El autor es Ingeniero, Ex Secretario de Energía de Neuquén, y Primer Presidente del Directorio de Gas y Petróleo del Neuquén S.A.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora