Gasoducto a Vaca Muerta: los motivos detrás de la renuncia del funcionario clave

El consultor especializado en energía, Daniel Gerold, brindó un panorama de la salida de Antonio Pronsato. A las demoras en la aprobación de los pliegos señaló presiones para incorporar contratistas menores a los trabajos.




La renuncia del ingeniero a cargo del equipo que comanda la obra del futuro gasoducto Néstor Kirchner, Antonio Pronsato, no solo motivó una serie de aclaraciones, tanto de parte de Enarsa como del mismo secretario de Energía de la Nación, Darío Martínez, en torno a la continuidad de los trabajos. Sino que hoy trascendieron una serie de motivos que marcaron la salida del funcionario clave.

Según detalló el consultor especializado en energía y titular de la consultora G&G Energy Consultants, Daniel Gerold, «la renuncia del ingeniero Pronsato que llevaba a su cargo el proyecto en algunos de
sus aspectos operativos, tiene raíz en la lentitud en la aprobación de los pliegos licitatorios de la obra civil, demoras en pagos de anticipos».

Estos puntos son conocidos. En el caso de la aprobación de los pliegos de lo que es la obra en sí, el presidende te la ahora Enarsa, Agustín Gerez, había fijado como fecha de lanzamiento la primera semana de mayo. Con el paso del tiempo el mes se fue sin novedades y en las últimas dos semanas Martínez ha anunciado el lanzamiento «en horas», que tampoco se cumplieron.

En lo que hace al pago de los anticipos, recién el pasado 28 de mayo se abonó a Siat, la firma del Grupo Techint que proveerá los caños, el pago que debía realizarse para que se inicie la fabricación de los casi 600 kilómetros de ductos.

Pero Gerold agregó dos puntos más a la lista de razones detrás de la renuncia de Pronsato: «la dificultad en la provisión de ciertos elementos, y las presiones para incorporar a contratistas menores que posiblemente carezcan de capacidad ejecutoria y de maquinaria necesaria para concluir la Etapa I en el plazo aspirado».

En las últimas semanas trascendió que desde Enarsa se buscaría dividir precisamente la ejecución de la obra civil del gasoducto a Vaca Muerta en tres tramos, lo cual permitiría que sean adjudicados a diversas empresas. Entre las firmas que ya anticiparon su interés en participar de la obra se encuentra el Grupo Techint, el mismo que fue el único oferente de los caños, y la firma Sacde vinculada al Grupo Pampa Energía.

El consultor especializado remarcó en su informe semanal que «la desorganización y falta de capacidad ejecutoria de un gran proyecto de infraestructura como el gasoducto Tratayén-Salliqueló, evidencia el error de haber impedido el cumplimiento de la ley y marcos regulatorios de tarifas y contratos de
transporte, distribución y mercado eléctrico».

Por lo que indicó que «la ejecución de este proyecto bajo el régimen de obra pública muestra no solo la
insuficiencia financiera para encararlo, sino también la natural falta de funcionarios que puedan llevarla a cabo».


Comentarios


Logo Rio Negro
Gasoducto a Vaca Muerta: los motivos detrás de la renuncia del funcionario clave