Vaca Muerta y el offshore: petrolera extranjera reveló qué espera del próximo gobierno argentino

El CEO de Winteshall DEA, Mario Mehren, analizó el escenario de cara a las elecciones presidenciales. El titular de la petrolera independiente más grande de Europa alertó que a la fecha no se pagó la deuda por el gas de 2017 y 2018.

Con un dólar que parece no encontrar el techo, un duro cepo cambiario para todos los sectores productivos y exportadores, y deudas que se apilan con las productoras de gas del país, el CEO de la principal petrolera independiente de Alemania Wintershall Dea, Mario Mehren, analizó en diálogo con Energía On los planes de la compañía en el país y qué es lo que espera, y lo que no, del próximo gobierno nacional.

«Las elecciones están por venir -en Argentina. ¿Qué esperamos desde la compañía? Nada nuevo, honestamente. Como inversor en cualquier país, y también en Argentina, lo que esperamos es un entorno de trabajo estable y relajado, un entorno en el que podamos tomar nuestras decisiones de inversión, porque son decisiones para el largo plazo, para décadas por venir, no para un año o cuatro años que un presidente tenga en Argentina«, aseguró el CEO de la petrolera con activos en Vaca Muerta y el offshore argentino.

Para Mehren «esta estabilidad del entorno de trabajo es extremadamente importante» y marcó algunos puntos que le gustaría que sucedieran, pero que contrastan con la realidad.

Es que al referirse a ese entorno de trabajo estable señaló que «eso también significa que los contratos estén siendo honrados, que los precios estén siendo honrados y que, en realidad, los ingresos estén siendo pagados. Que tenemos acceso a la moneda extranjera al nivel que necesitamos para ejecutar nuestros proyectos de inversión».

En la característica diplomacia alemana, el CEO de Wintershall DEA enumeró de esa forma las irregularidades o incumplimientos que se están dando en el sector energético nacional, pues como ejemplo alertó que a la fecha el gobierno argentino aún no pagó ni la segunda cuota de un plan de 30 pagos por una parte del gas que Nación optó por abonar para evitar su traslado a tarifas entre 2017 y 2018.

«Sabemos de los ejemplos, como las cifras que históricamente en 2017-2018 no fueron pagadas por las empresas de distribución locales a nosotros», recordó Mehren, en referencia a una brecha de precios que se generó por una disparada del dólar que hubo en ese momento.

Por la forma de los contratos, se fijó un valor para lo que se denominan Diferencias Diarias Acumuladas y finalmente se emitió un DNU, el 1053/2018 que marcó que Nación pagaría ese valor -ya reducido- en plan de pagos de 30 cuotas para evitar que esa suba se traslade a las boletas que venía de los recientes tarifazos.

Mehren repasó que «luego el gobierno se propuso reducir las cifras, pero asumió la responsabilidad por ello. De hecho, recibimos el primer pago, una de las 30 cuotas planeadas, a fines de 2019. Pero luego hubo un cambio en el gobierno y el pago se detuvo«.

El dato

1 de 30 cuotas
fue lo que abonó el gobierno nacional del plan de pago aprobado por un DNU. La deuda llegaba a los 18.500 millones de pesos, unos 500 millones de dólares a valores de ese momento.

En total, la deuda reconocida en la gestión de Mauricio Macri era de 18.500 millones de pesos, casi 500 millones de dólares en ese entonces. Pero tal como recordó Mehren, su pago quedó en suspenso en 2020 ante una denuncia que el ahora subsecretario de Hidrocarburos de la Nación, Federico Bernal, presentó en contra del exministro de Energía, Juan José Aranguren.

Ante esto, el CEO de Wintershall Dea alertó que «desde entonces, ni hemos recibido una paga adicional, ni hemos visto ninguna aproximación constructiva de cómo lidiar con la situación«.

Y es por eso que Mehren remarcó que «eso es exactamente lo contrario de lo que espero del próximo resultado de las elecciones en Argentina«.


El cepo y el proyecto Fénix


La firma es una de las tres compañías que integran el consorcio que está llevando adelante el proyecto Fénix, un desarrollo en el offshore de Tierra del Fuego por más de 700 millones de dólares que permitirá inyectar una producción de 10 millones de metros cúbicos de gas natural por día, a partir de 2025.

«Fénix es un proyecto que se ha firmado el año pasado, que se está moviendo en marcha para ofrecer el gas adicional necesario desde el 2025. Y, por supuesto, para construir un proyecto como este necesitamos perforadores, necesitamos las instalaciones de superficie construidas en los muelles de Argentina», enumeró Mehren.

Y remarcó que dichas obras «solo podemos hacerlas si tenemos acceso a la moneda extranjera para poder pagar a los proveedores. Esto es lo que espero pero, desafortunadamente, no siempre sucede en Argentina».

A pesar del negativo contexto descripto por Mehren, el directivo sostuvo que «Argentina es Argentina. Estamos allí por casi 45 años y intentamos quedarnos allí y continuar a invertir allí».

Tras lo cual repasó que las obras del proyecto Fénix «se están dando según el plan. El foco actual es la construcción del top side en el respectivo muelle». Y sumó que «no tenemos razones para creer que el proyecto no estará listo para la fecha anunciada», que es a comienzos del 2025.

En tanto que analizó que si Argentina avanza en una nueva ronda offshore, como anunció días atrás la secretaria de Energía de la Nación, Flavia Royón, «siempre miramos a todas las oportunidades que ofrecen los gobiernos en los países en los que estamos activos. Así que las vamos a estudiarla y luego decidiremos si vamos a participar».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios