enseñanza de la crisis



Roberto comenzó a dedicarse al cultivo bajo cubierta hace 22 años, cuando la situación favorable hacia el pequeño productor frutícola cambió de aires. “La crisis no es de ahora, viene desde hace 20 años atrás; yo empecé desmontando, arranqué con horticultura en campo como una de las alternativas, luego me inicié en invernadero”, explicó. Dijo que a diferencia de entonces “ahora hay mucha información”, pero cuando inició bajo cubierta “había pocos que sabían y que compartían su experiencia, porque esto es prueba y error, se pagó mucho derecho de piso a los golpes”, recordó. Una mano ayuda a la otra y en tren de recordar los primeros años, agradeció al productor allense Ernesto Wolfschmidt: “Me dio una mano grande; las naves de hierro se las compré a él porque cuando empecé en 1990 hice todo el invernadero con palo, saqué un préstamo en CFI y en un año el viento me lo deshizo. Tuve que salir a buscar plata para devolver el préstamo y ponerme a producir para devolver todo”, dijo. En ese tiempo hipotecó la chacra a favor del municipio que tenía préstamos productivos. “Con el banco uno nunca sabe cómo le va, con el municipio cuando me atrasaba en un pago, me aguantaban y después daba dos o tres cuotas juntas”, finalizó.


Comentarios


enseñanza de la crisis