Frenan el agua con un terraplén en Rincón de Emilio

El agua quedó contenida en una chacra y con bombas intentan absorverla para reenviarla al río.

NEUQUEN (AN).- La subsecretaría de Obras Públicas de la municipalidad de Neuquén reforzó hoy un terraplén que mantiene el agua dentro de una chacra que la empresa Moño Azul tiene en el barrio Rincón de Emilio y a la vez puso en marcha una serie de bombas de absorción para reenviar el líquido al río Neuquén.

El operativo tomó forma esta mañana con el refuerzo del terraplén y se redondeó a las 16 con la puesta en marcha de la bombas. En el medio hubo chisporroteos con el encargado de la chacra quien pretendió abrir el terraplén y amenazó «con hacernos un juicio si entrábamos para reforzarlo», sostuvo anoche el subsecretario de Servicios Públicos Carlos Cides en diálogo con «Río Negro». Por eso, los refuerzos se hicieron por fuera. «El agua está contenida en la chacra y si abrimos se inunda el barrio; por eso queremos devolver el agua que podamos al río para de a poco ir regularizando la situación más allá de que los caudales sigan altos»,explicó Cides quien anoche comandaba el operativo junto al director de Obras Viales de la comuna Alberto Carrasco.

Dentro de la chacra, el que peor la está pasando es Cristian Gutiérrez. El hombre y su familia viven en la casa que está en el extremo de la chacra y en los últimos dos días vio como el agua le llegó hasta la puerta. «Sube y sube, el patio está todo blando y no tenemos leña», sostuvo el hombre que es empleado de Moño Azul.

Gutiérrez suma problemas pues la firma no les trae leña: «hoy le dije cómo están las cosas al jefe de personal (de apellido Barreiro) y me dijo que él está para hacer las liquidaciones y no para estas cosas», se quejó el peón. «Lo que pido es que alguien me traiga leña, tengo a la beba que está saliendo de una neumonía y que parece tener una recaida. El frío y la humedad son insoportables y tenemos calefacción a leña», fue más allá el encargado de la chacra quien cree que quieren que se vaya del lugar. «Vengo saliendo de una operación de hernia de disco y por ahí ya no sirvo más para trabajar», se lamentó el hombre de 41 años.

Ayer por la tarde, junto a su casa, sólo tenía troncos verdes de sauce que «nos dio una vecina de Rincón de Emilio». Gutiérrez explicó que habitualmente se provee de leña en la misma chacra pero con el agua no puedo llegar y nadie me la trae», cerró.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios