Freydoz y su primer día bajo órdenes policiales

Régimen de visitas y requisas, nuevas reglas vigentes.

CIPOLLETTI (AC).- Susana Freydoz seguirá internada en la novena habitación del servicio de Clínica Médica del hospital de Cipolletti. No intervendrá el personal del Servicio Penitenciario Provincial pero sí la Policía, que ayer confirmó que en su primer día como paciente condenada se mantuvo custodiada por tres empleados de la fuerza rionegrina. Desde ahora, la visitas y las salidas para hacer kinesiología serán más restringidas. Se supo que después de la lectura de la sentencia, durmió profundamente producto de los efectos de la medicación.

La mujer que el martes fue condenada a 18 años de prisión por el asesinato de su marido, el exgobernador Carlos Soria, continúa alojada en el mismo pasillo del hospital de Cipolletti. Ayer transcurrió su primer día como condenada. Y como la Cámara Primera que la juzgó en Roca dispuso la aplicación de la prisión preventiva, la custodia policial será más estricta. Los efectivos no sólo deben resguardar su integridad física sino también controlar que se cumpla su detención y evitar que la imputada se fugue. Fuentes judiciales consultadas por “Río Negro” indicaron que los policías podrán establecer un régimen de visitas semanales y hasta controlar los elementos que se ingresan a la habitación y requisar a las personas que llegan a saludarla.

Freydoz debe continuar internada y realizando el tratamiento que conduce la psiquiatra Alicia Hermida. Así lo dispuso el juez que llevó el caso a juicio, Emilio Stadler. El tribunal que la condenó determinó la vigencia de esa resolución, aunque abrió un incidente para que allí se planteen todas las condiciones de internación. Freydoz sigue acompañada las 24 horas por la terapeuta que la contuvo mientras se desarrolló el juicio. En el hospital se comenta que entre ellas se afianzó el vínculo desde que empezaron a viajar juntas a Roca para asistir a las audiencias. Dicen que Freydoz duerme mucho, ya que se encuentra fuertemente medicada. Mira televisión, escucha radio, lee libros y cuando está de buen humor teje y cruza algunas palabras con los operadores de Salud Mental. No existen otros presos que cumplan condenas internados en el hospital de Cipolletti. Con frecuencia, algunos detenidos son trasladados desde la penitenciaria de Cipolletti pero únicamente para controles de rutina. “Quedan uno o dos días internados cuando están descompensados por una huelga de hambre, por un brote de abstinencia o producto de las heridas que se provocan en algún enfrentamiento”, dijeron los médicos.

Susana Freydoz estuvo nueve meses internada en la novena habitación del área de Clínica Médica. Pero durante ese período gozaba de libertad y podía trasladarse al patio, o algún otro sector del hospital cuando la visitaban sus nietos y hasta salía en la semana para hacer kinesiología en el edificio del viejo hospital de Cipolletti, que se ubica en la calle Fernández Oro. Esas posibilidades quedaron restringidas desde el martes, cuando fue condenada con prisión preventiva.

El Servicio Penitenciario Provincial no tendrá intervención en el caso Freydoz por el momento. “Hasta que la sentencia no sea confirmada por el Superior Tribunal de Justicia la mujer permanecerá bajo la custodia de la Policía rionegrina y bajo las resoluciones de la Cámara Criminal Primera de Roca”, indicó uno de los funcionarios judiciales consultados.

Deslizaron que no podrá ser beneficiada con una prisión domiciliaria porque no cumple con ninguno de los tres requisitos básicos: tener hijos menores de edad a cargo, ser mayor de 70 años o padecer una enfermedad terminal.

Laura Frank

caso soria


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios