Hambre y enfermedades amenazan a sobrevivientes en Pakistán

Según datos de la ONU más de 16 millones de paquistaníes están afectados por las inundaciones. Unos 800 mil aún no recibieron ningún tipo de ayuda. Crece la preocupación por la extensión de la diarrea y las afecciones dérmicas.

Millones de afectados por las peores inundaciones del siglo en Pakistán se ven amenazados ahora por el hambre y las enfermedades, advirtió hoy el portavoz del Programa Mundial de alimentos (PMA) de la ONU en Islamabad, Amjad Jamal.

«Estamos trabajando por suministrar alimentos a las víctimas de las inundaciones, pero sigue habiendo millones de personas que recibieron ayuda insuficiente o ningún tipo de asistencia», dijo Jamal. Numerosas regiones siguen estando aisladas por la destrucción de carreteras y puentes por las riadas.

Los equipos de rescate lograron en los últimos días acceder a zonas remotas de los distritos montañosos de Shangla y Kohistán, en el norte del país, que se vieron afectadas hace tres semanas por las inundaciones. «A la gente se le acabaron las reservas, pero no estamos en condiciones de suministrar suficientes alimentos a todos los afectados», explicó el portavoz.

El nivel del agua comenzó a bajar en las zonas del norte y centro del país, pero la situación se agrava ahora en el cauce del río Indo en la sureña provincia de Punyab, donde varias decenas más de pueblos quedaron sumergidos en las últimas 24 horas. El director de la oficina de meteorología del país advirtió hoy que la situación persistirá en los próximos dos o tres días.

Según datos de la ONU dados a conocer hoy, 16,68 millones de paquistaníes están afectados por las inundaciones, de los que unos 800.000 no recibieron aún ningún tipo de ayuda. Los muertos suman alrededor de 1.500. La situación ha empeorado sobre todo en el curso inferior del río Indo.

La ONU se mostró también preocupada por la extensión de las enfermedades en Pakistán. Alrededor de 1,5 millones de personas están siendo tratados, dijo el portavoz Maurizio Giuliano. La diarrea y las afecciones dérmicas son las más frecuentes.

El primer ministro paquistaní, Yousuf Raza Gilani, anunció un encuentro el martes para tratar la situación de la sanidad y la higiene en las zonas afectadas por las riadas y para debatir planes para evitar el brote de epidemias.

Esta semana el Fondo Monetario Internacional (FMI) se reunirá también con representantes del gobierno paquistaní para deliberar sobre nuevas ayudas. Tras unas primeras conversaciones el lunes, a partir del jueves deben comenzar discusiones concretas para evaluar principalmente las repercusiones de las inundaciones en la economía local.

Medios de prensa señalaron la posibilidad de que el FMI relaje las condiciones del programa de créditos por más de 10.000 millones de dólares para el país. El préstamo está condicionado, entre otros, a que Pakistán reduzca su endeudamiento estatal, algo cada vez más difícil por las consecuencias financieras de las inundaciones.

DPA


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora