Hasta fin de año, fresco y húmedo y en enero normal

En la región, noviembre no promete mucho calor. En lo inmediato, leve ascenso de la temperatura.




VIEDMA - Nevó en Córdoba y la Patagonia Andina, hay dos millones de hectáreas bajo el agua en el centro del país y temperaturas bajo cero en los centros de esquí, pero el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) aseguró que las condiciones meteorológicas son normales para la época, aunque la gente tuvo que volver a sacar los pulóveres a la calle.

Sin embargo, desde hoy habrá un pequeño respiro con un paulatino ascenso de la temperatura en la región, de acuerdo a las estimaciones del Centro de Pronósticos Patagónicos. Sin embargo, su principal referente, Juan Minetti, anticipó que el clima frío continuará durante lo que resta de noviembre.

Las mediciones coinciden que hasta el viernes en las cuencas de los ríos Neuquén, Collón Curá y Limay se producirá un leve incremento de la marca termométrica con cierta inestabilidad en el medio.

El experto, quien a su vez es director del Laboratorio Sudamericano de Climatología, visitó nuevamente Viedma para brindar charlas en las que dejó traslucir la continuidad del clima frío hasta lo que resta de noviembre, con abundante nubosidad hasta los primeros días de diciembre. En cuanto al último mes del año, adelantó que vendrá un ciclo más cálido.

Ya había anticipado aquí en charlas que ofreció a productores y especialistas, que noviembre y diciembre serían meses más húmedos que lo normal.

Garantizan mediciones

El director de Planificación del Departamento Provincial de Aguas, Carlos Merg, ratificó ayer que las 170 estaciones meteorológicas seguirán funcionando, pese a que trascendieron problemas con la empresa Evarsa, que es concesionaria de algunas estaciones en el área de cuencas zonales a pedido de la secretaría de Obras Públicas de la Nación que le adeuda un abultado monto. Explicó que esa empresa tiene a cargo apenas 20 estaciones contra las 170 del DPA-AIC por lo cual "no ocurre ningún peligro, y es más, la red se está mejorando".

Recientemente, el DPA incorporó y tiene probando en esta capital una pequeña nueva estación -cuestan unos 3.000 pesos- para ser instalada en Roca, que además de medir los principales basamentos climatológicos tendrá indicadores en carpogrados para el control de plagas.

Para el experto Juan Minetti se trata de un año con mayores precipitaciones de lo normal calificando a su especialidad como una herramienta esencial para la toma de decisiones fundamentalmente relacionada con la actividad agropecuaria de la zona.

Dentro de los estudios realizados detectó un crecimiento del 30% en las precipitaciones promedio de los últimos 30 años en la Zona Atlántica, un fenómeno que se muestra en sostenido ascenso.

En la profusa documentación que tiene en su poder, se observó que el país sufrió un salto climático a partir de las décadas del "50 y "60, lo cual representó una expansión de la agricultura y la ganadería hacia tierras que hasta ese momento eran marginales. En cuanto a la presencia de agua acumulada en suelo sus comprobaciones indicaron que en los últimos 25 años el país registra niveles por encima de lo normal, lo que representa a su juicio buenas garantías para la vegetación.

Norte y centro

Por su parte Alicia Tejerina Puch, del Servicio Meteorológico Nacional, subrayó que "en general en todo el país, durante diciembre y enero, se van a registrar temperaturas normales para la época, pero habrá algunas excepciones como en el norte donde puede haber irrupciones de aire más cálido y en algunas zonas en las que los días sean nublados, los valores de temperatura pueden ser un poco inferiores".

"En la costa atlántica, por efecto de la brisa del mar, los días serán frescos, con poca lluvia, algún chaparrón breve; en la zona cordillerana del sur pueden darse algunas nevadas pero se reducirán de manera gradual al ingresar al período más cálido".

"En las sierras de Córdoba puede haber tormentas aisladas de varios días con tiempo más cálido pero luego con la lluvia se atenuará el calor", mencionó.

Todo este fenómeno, estimó Hugo Hordij, del SMN, "no afectará al turismo, sino más bien a la producción como pasó con las inundaciones".(AV, Télam)

En la costa, brisa desde el mar

Hugo Hordij, jefe del centro de Análisis Climáticos del SMN, explicó a Télam que "en realidad lo que pasa es que hubo dos años muy secos, en los que primó el concepto de los fenómenos de El Niño y la Niña, pero existen otras anomalías".

El especialista especificó que "lo que afecta al país en esta época son irrupciones profundas de frentes fríos que llegan desde el Pacífico hacia el Atlántico", cuando ambos océanos tienen diferencias de temperaturas muy notorias.

"Cada dos o tres semanas -puntualizó- hemos tenido irrupciones que venían del Anticiclón del Pacífico al Ciclón del Atlántico, del frío al calor, que ocasionaron las nevadas de septiembre, las tormentas de octubre y las bajas temperaturas de noviembre".

"En la costa atlántica argentina -agregó el experto- también tendremos en lo que resta del año y hasta mediados de enero brisa de mar, impulsada por la corriente de Malvinas que es fría y en estos días tiene mucha diferencia de temperatura en relación al continente".

"La brisa es un viento diurno, que sopla sobre todo a la tarde con hasta 20 kilómetros por hora y en este verano lo hará casi diariamente hasta mediados de enero cuando empezará a calentarse y va a desaparecer", aclaró.

"Debido a estos fenómenos, el fin de año será más lluvioso en el extremo sur y norte del país, en Santa Cruz, Salta y Jujuy", enumeró.

"En el centro del país -puntualizó- habrá más probabilidad de precipitaciones que las frecuentes pero no muy intensas y todos esos fenómenos tenderán a normalizarse a mediados de enero".

Y citó también la posibilidad de que en la zona sur de la provincia de Buenos Aires, en Tandil, y el sur de La Pampa, haya riesgo de tormentas más fuertes de aquí a fin de año, pero se trata de un riesgo", reiteró.


Comentarios


Hasta fin de año, fresco y húmedo y en enero normal