Icare renunció y Bariloche deberá votar de nuevo

El intendente no asumirá su tercer mandato. Barriga debe convocar a las urnas en 60 días.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El intendente Alberto Icare decidió «dar un paso al costado» y comunicó ayer que no asumirá su tercer mandato el próximo 10 de diciembre.

Su renunciamiento obliga a poner en marcha un nuevo proceso electoral para definir el nombre del futuro intendente.

«La salud no me ha acompañado» admitió el dirigente vecinalista, quien ganó tres elecciones y gobernó la ciudad durante cinco años.

En septiembre pasado Icare estuvo al borde de la muerte debido a una severa infección pulmonar, complicada luego con problemas neurológicos. Esas dolencias sumadas a su diabetes, la pérdida de la vista y una insuficiencia renal crónica lo obligaron a apartarse del cargo y dejar el Ejecutivo en manos del presidente del Concejo, Marcelo Cascón.

En una nota que fue leída por uno de sus hijos, Icare confirmó ayer que su voluntad está puesta ahora en lograr «la rehabilitación total» y encuentra «necesario» resignar definitivamente su función de gobierno.

«Esta ha sido una de las decisiones personales más difíciles que he tomado -sostuvo-, pero creo también que la ciudad necesita un jefe comunal que le dedique atención en un ciento por ciento».

La noticia fue presentada a su pedido por el ex secretario de Gobierno, Adolfo Fourés, quien volverá a ese cargo dentro de 15 días cuando el nuevo presidente del Concejo, Darío Barriga, asuma provisoriamente la intendencia.

La cúpula del partido SUR había analizado en los últimos días la forma de poner un final no traumático a la carrera política de su máximo referente. Más aun después de la conferencia de prensa que brindó el pasado martes en la que quedó en evidencia su deterioro físico y neurológico.

«Jamás le pedimos la renuncia al intendente» aseguró ayer Fourés. Señaló también que la situación planteada «es dolorosa» para el equipo de Icare «y seguramente para el pueblo de Bariloche también».

Dijo que «la vía institucional jamás estuvo en riesgo» y desmintió cualquier diferencia interna en SUR.

Señaló también que el ex intendente «no va a tomar contacto con la prensa hasta que esté rehabilitado definitivamente».

Aunque la declinación de su salud fue lenta y progresiva, hasta no hace mucho los principales dirigentes de SUR y del Frente para la Victoria defendían la continuidad de Icare.

Consultado sobre las razones del cambio, Fourés dijo que la conferencia de prensa de la semana pasada -cuando Icare aseguró que asumiría- «fue muy explícita y elocuente. Quedó muy claro para él que no puede ocupar sus energías en dos cosas tan importantes como su salud y el gobierno de la ciudad».

Negó que aquella convocatoria haya sido un error. «Lo que hizo más bien fue precipitar los hechos -indicó-. Sucedió lo que sucedió y estuvo a la vista de todo el mundo. El intendente entendió y reflexionó que ésta era la mejor medida que podía tomar. Hay un dolor grande porque nos hubiera gustado que él gobierne, pero las cosas son así».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios