Impulsan la prórroga anticipada de contratos petroleros

Sobisch, dispuesto a otorgar extensiones en todas las concesiones en vigencia.



MARTIN BELVIS

martinbelvis@rionegro.com.ar

NEUQUEN (AN) – El gobierno de Jorge Sobisch impulsará la prórroga anticipada de todas las concesiones petroleras otorgadas durante los 90 por el gobierno nacional. La idea es comenzar a negociar con las compañías una extensión de 10 años en los permisos de explotación que comienzan a vencer en el 2015, incluyendo la participación de la empresa estatal neuquina Hidenesa y un acuerdo que permita liquidar las regalías sobre la base de los valores internacionales de los combustibles.

Se abre ahora una etapa de negociaciones y pujas con el gobierno nacional, que es el que otorgó las concesiones, en el caso de que la provincia avance en su plan.

El secretario de Energía neuquino, Eduardo Carbajo, reveló ayer a “Río Negro” detalles de la nueva política hidrocarburífera de la provincia, cuyo marco normativo está contenido en los tres decretos que a principios de este mes estableció nuevas reglas de juego para las empresas en la liquidación del 12% de regalías y, además, reservó a favor de Hidenesa los yacimientos que actualmente están en poder del Estado neuquino y los que fueron concesionados por el gobierno nacional.

“Estamos dispuestos a propiciar prórrogas en forma anticipada para todas las empresas que tienen concesiones en Neuquén, siempre y cuando hayan cumplido con los contratos, con las inversiones previstas, cuenten con el libre de deuda correspondiente y lleguen a un acuerdo con la provincia a través de su empresa estatal que ya las tiene reservadas para sí”, dijo Carbajo.

Hace tiempo que las compañías vienen reclamando la prórroga de las concesiones. Aunque la pretensión es que los permisos extingan junto con las reservas, Carbajo aclaró que la idea es sólo extenderlos 10 años, que es lo que establecen los contratos originales.

La primera reacción empresaria frente a los decretos de Sobisch correspondió a Capex, operadora del área Agua del Cajón, en Senillosa, donde montó una eficiente central de generación eléctrica a gas. Esta empresa decisión recalcular sus reserva porque consideró que la política de Sobisch era contraria a la prórroga de las concesiones.

Capex comunicó a sus accionistas que los decretos podría generar “un alto grado de incertidumbre”. Pero “para el gobierno provincial ello significa una interpretación totalmente errónea, ya que las reservas nunca deberían haberse calculado sobre la hipótesis de una prorroga de concesión de 10 años, que hasta la fecha nadie les otorgó”, retrucó Carbajo.

“Si el cálculo se hubiera hecho teniendo en cuenta la prórroga -hizo notar el secretario de Energía-, sería muy grave ya que no se les habría dicho la verdad a los accionistas”.

De todos modos, el funcionario anunció que la administración neuquina “considera que la mejor manera de incentivar la exploración y de generar un ambiente propicio para atraer mayores inversiones y mayor empleo genuino es justamente prorrogando las concesiones y no al momento del vencimiento de los plazos originales, sino en forma anticipada”.

En algunas provincias las negociaciones entre gobierno y empresas en pos de la prórroga ya están en marcha; no así en Neuquén, al menos de manera formal.

En los inicios del segundo gobierno de Sobisch, Repsol YPF logró que la secretaría de Energía de la Nación le extendiera, con la anuencia de Neuquén y por diez años, la concesión sobre el área gasífera Loma de la Lata que vence en el 2017.

Carbajo recordó ese episodio para afirmar que “esta política no es declamativa”.

¿Hidenesa será socia de las multinacionales?

NEUQUEN (AN) – A diferencia de lo que ocurrió con Loma de la Lata, esta vez el gobierno provincial pondrá otras condiciones a las empresas para consentir las prórrogas de manera anticipada de las concesiones. La principal novedad es que se propiciará que Hidrocarburos del Neuquén SA, que por ahora es casi un sello, sea socia de las grandes multinacionales que operan en la cuenca del norte de la Patagonia.

Desde la devaluación y el establecimiento de una política nacional de control de los precios internos (acuerdo de valores del crudo para el mercado doméstico y elevación de la alícuota de las retenciones a las exportaciones) el Estado neuquino viene desarrollando un despliegue judicial de demandas para que las regalías se liquiden en la provincia sobre la base del precio internacional de los hidrocarburos, sin deducciones.

La idea del gobierno neuquino es incluir como condición para convalidar u otorgar las prórrogas la celebración de acuerdos, que bien podrían ser extrajudiciales, con las compañías para zanjar lo que considera una deuda retroactiva y conseguir hacia adelante ingresos por regalías muy superiores a los actuales.

La decisión de hacer entrar Hidenesa en el negocio grande del petróleo y el gas tiene similitudes con la política del gobierno nacional con Enarsa. El secretario de Energía provincial, Eduardo Carbajo, considera, no obstante, que esa política nacional es diferente porque carece de reglas claras de juego, de señales de precios a largo plazo y de incentivos a la exploración.

Dijo que los “amaneceres alunados del presidente (Néstor) Kirchner crean el mayor grado de incertidumbre por no saber a qué atenerse, lo que ha erosionado de tal manera que cada día que pasa tenemos menos energía”.

El futuro de decenas de yacimientos está en juego

NEUQUEN (AN) – Una cuenca no sabe de divisiones políticas sino de áreas geológicas. La neuquina abarca mucho más que los límites provinciales y hay más de un yacimiento que comparten dos jurisdicciones.

La cuenca Neuquina es una de las dos más prósperas del país, junto con la del Golfo de San Jorge. De su subsuelo se obtiene el crudo de mejor calidad, el más demandado por las refinerías.

Hay en el territorio de esta cuenca unas 70 concesiones otorgadas en su momento por el Estado nacional. La mayoría de ellas está en poder de YPF, subsidiaria de la española Repsol. Le siguen, en este orden, Petrobras, Pluspetrol, Apache, Total y Chevron.

Entre las áreas cuyas concesiones vencen primero, hacia el 2015, se encuentran yacimientos como Bajada del Palo, Jagüel de los Machos (son de Petrobras), Aguada Baguales, El Porvenir (ambas de Pluspetrol), El Sauce (Chevron), El Manzano y Puntilla Huincan (los dos de YPF). Al año siguiente vencen los permisos de explotación del área Centenario, donde nació la actividad petrolera de Pluspetrol, una empresa que ahora tiene alcance global.

También en el 2016 se extingue la concesión de Filo Morado, que está en manos de YPF, y Entre Lomas, el yacimiento que hizo de Pérez Companc, hasta entonces una naviera, una compañía petrolera. Esta última área es del grupo que comparten Neuquén y Río Negro (se encuentra sobre el meridiano 10). El Trapial (Chevron) caduca en el 2017, lo mismo que Aguada Pichana (Total), Chihuido de la Sierra Negra y Puesto Hernández (las dos de YPF). De este último yacimiento parte el oleoducto Trasandino, que este año dejó de funcionar por falta de volúmenes de exportación.


Comentarios


Impulsan la prórroga anticipada de contratos petroleros