Impulso a la inclusión y el desarrollo local

Se trata de dos emprendimientos acompañados por INTA que buscan fortalecer el enfoque de género, el autoabastecimiento familiar, y el trabajo con jóvenes rurales en Río Negro.

Por INTA Patagonia Norte

Perspectiva de género. La inclusión de mujeres víctimas de violencia, es el objetivo de “Mujeres de la Tierra”.

El INTA y la Fundación ArgenINTA financiarán dos proyectos rionegrinos con eje en la inclusión social vinculados con la horticultura y la generación de servicios para el agro.
La iniciativa busca fortalecer estas dos experiencias en territorio que priorizan el enfoque de género y el trabajo con jóvenes rurales. Ambos proyectos fueron seleccionados junto a otros 29 presentados desde distintos puntos del país cuyo eje temático transversal fue la inclusión social y se relacionan con actividades como la horticultura, granja, ganadería, apicultura, comercialización, generación de servicios y agregado de valor en origen, como el tejido y el agroturismo.
De los 16 proyectos que fueron seleccionados en relación a la perspectiva de género, uno de ellos es el de “Mujeres de la Tierra”. Se trata de una iniciativa en la ciudad de Cipolletti, que tiene por objetivo impulsar el trabajo en huertas familiares y comunitarias como un espacio de contención para mujeres en situación de violencia de género o de vulnerabilidad psicosocial.
“El grupo es un espacio de contención para esas mujeres que están a cargo de sus familias y que tienen dificultades para salir a trabajar y cumplir con una jornada laboral”, explicó Viviana Stuardo – responsable del proyecto por la Secretaría de Igualdad de Géneros de Río Negro–.
El proyecto tiene por objetivo producir alimentos y, principalmente, impulsar el armado de la huerta como un espacio terapéutico para trabajar los vínculos socio afectivos. “Son mujeres que ven afectada su autonomía y su capacidad expresiva a causa de las situaciones de violencia que atravesaron”, dijo Stuardo, y señaló: “la huerta es parte de un proceso en el que ellas se van fortaleciendo y transformando. Además, tejen nuevos vínculos a nivel familiar y entre las mujeres a partir de los encuentros e intercambios”.

“’Mujeres de la Tierra’ contiene a esas mujeres que están a cargo de sus familias y que tienen dificultades para salir a trabajar”

Viviana Stuardo – Secretaría de Igualdad de Géneros de Río Negro


El trabajo con este grupo inició en 2018 con 6 integrantes y ahora cuenta con 30 mujeres participantes. Desde la agencia del INTA Cipolleti se entregaron semillas y cartillas del ProHuerta y se realizaron capacitaciones técnicas para el trabajo en la huerta y para elaborar conservas con el aprovechamiento de los excedentes para garantizar la seguridad alimentaria. Además, se entregó polietileno para el armado de microtúneles y materiales para acceder al agua de riego.
“El financiamiento se destinará a la compra de herramientas para fortalecer las huertas que ya están en marcha y acondicionar una huerta comunitaria demostrativa en el sector de chacras de Santa Elena para brindar ahí las charlas y capacitaciones para las huerteras”, señaló Liliana Aliaga – técnica del INTA Cipolletti –.
Por otra parte, entre los 15 proyectos de jóvenes rurales seleccionados, se destaca uno presentado por jóvenes integrantes de la comunidad mapuche lof “Wenu Ñiriwau”, del paraje Ñirihuau Arriba –departamento Pilcaniyeu de Río Negro–, cuyo sustento es la ganadería en base a ovinos, caprinos y vacunos. Este proyecto busca financiar la construcción de galpones para el acopio del forraje para el ganado y desarrollar alternativas para la diversificación productiva en el paraje.
La producción ganadera de esta comunidad sufre prolongados períodos durante el invierno con el pastizal cubierto de nieve, en donde los animales tienen poco acceso al pastoreo. Por esta razón, la construcción de los galpones apunta a estabilizar estos sistemas a partir de la compra estratégica, anticipada y acopiada bajo cubierta, un aspecto que es clave para su economía y seguridad. Según explicó la responsable del proyecto del INTA Bariloche, Franca Bidinost, la superficie bajo techo también permitirá salvar algunos animales débiles que requieren mayor cuidado durante el invierno, ya sea para el en engorde a corral o para el encierre nocturno en tiempos de parición.

“Buscamos generar autonomía mediante la producción de hortalizas en invernaderos que permita el auto abastecimiento”

Franca Bidinost
INTA Bariloche


Además, este proyecto prevé la producción de hortalizas bajo cubierta y el cultivo de azafrán. Una pequeña experiencia preliminar indica que este cultivo se desempeña muy bien en ese clima, tanto para la cosecha de azafrán, como para la multiplicación de bulbos. “Esta propuesta busca generar responsabilidad y autonomía en los jóvenes, mediante la incorporación de un nuevo cultivo en la estrategia de vida familiar y la producción de hortalizas en invernaderos que permita mejorar el autoabastecimiento”, concluyó Bidinost.
A partir de este reconocimiento, los emprendimientos contarán con el financiamiento de diversas actividades de los proyectos que les permitirán dar un salto cualitativo, en cuanto a la participación de jóvenes rurales y el empoderamiento de mujeres y diversidades.
Estos aspectos se enmarcan dentro de una política activa de la institución, que busca la incorporación del enfoque de inclusión social en su cartera.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Impulso a la inclusión y el desarrollo local