Indagarán al empleado por “robo” de viáticos presidenciales

Lo citó el juez federal Rodolfo Canicoba Corral, en calidad de “sospechoso”. Rodolfo Stefanon deberá presentarse el próximo 24 de febrero. La Fiscalía cree que hubo negligencia de su parte y pretende saber si efectivamente fue asaltado o no.



La Justicia citó a declaración indagatoria -como sospechoso- al empleado gubernamental que denunció que le robaron viáticos oficiales en la víspera de una reciente gira internacional de la presidenta Cristina Fernández.

Rodolfo Stefanon deberá presentarse a la indagatoria el próximo 24 de febrero ante el juez federal Rodolfo Canicoba Corral, que investiga el caso del presunto robo del dinero, indicó el Centro de Información Judicial (CIJ).

El fiscal Patricio Evers había solicitado al juez que citara a Stefanon para determinar si cometió “malversación de caudales públicos”.

Es que para el Ministerio Público el empleado habría incumplido las normas cuando decidió llevar a su casa y no al Aeroparque Metropolitano 68 mil dólares y 17 mil euros que tenían como destino los “viáticos para el gasto del avión” durante la gira que la jefa de Estado luego realizó por Egipto, Kuwait, Qatar y Turquía.

En ese marco, la Fiscalía sospecha que el agente oficial -que tiene una antigüedad de 21 años en el área gubernamental- habría tenido al menos una conducta negligente en el manejo del dinero público que presuntamente fue robado. Y pretende saber si efectivamente el funcionario fue asaltado o los hechos sucedieron de otra manera.

En tanto, la Casa Rosada abrió un sumario administrativo donde se investigan los episodios. Uno de los más contundentes a la hora de evaluar el caso fue el ministro del Interior, Florencio Randazzo, quien consideró que no fue “un delito común”.

Según la denuncia hecha por el propio Stefanon, el miércoles 12 de enero salió de la Tesorería de la Secretaría General de la Presidencia con 68 mil dólares y 17 mil euros que guardó en una mochila.

Luego subió a un auto oficial donde iban el chofer, Sergio Federick, y un suboficial de la Fuerza Aérea como custodia, identificado como Cristian Vázquez.

El auto supuestamente debía ir hacia el sector militar del Aeroparque local donde hay una caja de seguridad para que el dinero quedara allí hasta el día siguiente, cuando la Presidenta emprendiera su gira por Medio Oriente.

El chofer y el custodio declararon ante la Justicia que en un momento Stefanon cambió el destino y les indicó que debían ir hasta su casa, en el barrio porteño de Palermo.

Por su parte, Stefanon aseguró que se bajó en Malabia al 1330, en la esquina de su casa, para que el auto no tuviera que dar una vuelta a la manzana para dejarlo en la puerta. Pero contó que cuando estaba por recorrer esa media cuadra hasta su domicilio fue sorprendido por dos hombres que iban en una moto, quienes lo golpearon y se llevaron el bolso con la plata.

Tanto el custodio como el chofer aclararon que no fueron testigos del hecho y tampoco se hallaron -según confirmó el fiscal Evers- otras personas que hubieran visto esa situación.

En la policía, Stefanon explicó que era habitual que él se llevara el dinero a su casa, pese a ser considerado un procedimiento poco ortodoxo.

La Fiscalía le imputó “malversación de caudales públicos”, delito para el cual el artículo 261 del Código Penal prevé dos a diez años de cárcel. También contempla inhabilitación absoluta perpetua para el funcionario que “sustrajere caudales o efectos cuya administración, percepción o custodia le haya sido confiada por razón de su cargo (…)”.

Sin embargo, como en el caso de Stefanon no hay todavía prueba que haga pensar que se haya quedado con el dinero, podría aplicarse el artículo 262 del mismo capítulo del Código, que castiga con multa del 20 al 60 por ciento del valor de lo sustraído al “funcionario público que por imprudencia o negligencia o por inobservancia de los reglamentos a su cargo, diera ocasión a que se efectuare por otra persona la sustracción de caudales” públicos.

Agencia DyN


Comentarios


Indagarán al empleado por “robo” de viáticos presidenciales