Inflación y recaudación



Neuquén

Arthur Laffer es un economista norteamericano que un día almorzando con el Secretario del Tesoro opinó que cada impuesto tiene una tasa óptima de recaudación.

Si el impuesto tiene tasa 0% recaudará 0, si tiene tasa 100% también recaudará 0. Entre los dos extremos estará su tasa óptima de recaudación.

Para graficarlo dibujó en una servilleta de papel una curva que partía de 0, subía mientras ascendía la tasa y luego descendía al seguir subiendo la tasa más allá del nivel considerado óptimo, hasta llegar a 0 con la tasa de 100%. Es decir, que mientras más suben los impuestos, menos se cobran.

Desde entonces, a partir de 1974, se ha hablado de la curva de Laffer, aunque el propio Laffer, un hombre modesto, siempre insistió que había sacado la idea de Ibn Khalud un filósofo andaluz exiliado en Túnez después de la Reconquista y de John Maynard Keynes.

Una menor tributación puede, si la economía se encuentra en el lado descendente de la curva, aumentar la recaudación porque:

• Dará impulso a la actividad y seguramente empresas extranjeras se interesarán por venir a instalarse en el país.

• Aumentará el consumo debido al aumento de la renta.

• Desalentará y hasta eliminará la economía sumergida y el fraude.

Teniendo en cuenta que la inflación en una economía deprecia el valor del dinero, se la puede ver, a la inflación, como un impuesto que golpea continuamente sobre los salarios de la gente, lo cual se comprueba a diario cuando uno va de compras al supermercado.

Es por ello que la curva de Laffer se puede utilizar también para analizar los efectos de la inflación en una economía.

Joaquín Bertrán

DNI 5.433.822


Comentarios


Inflación y recaudación