Irak sufre el atentado más sangriento del año

En medio de crisis política, EE. UU. prepara su retiro.





BAGDAD, Irak (AFP).- Al menos 59 personas murieron ayer en un atentado suicida en Bagdad cuyo blanco era el ejército iraquí, en el ataque más sangriento del año, a sólo dos semanas de que concluya la misión de combate de las fuerzas estadounidenses en este país. Poco después, otras ocho personas murieron y 44 quedaron heridas al explotar una bomba adherida a un camión de combustible en un vecindario chiíta en Bagdad

Los atentados, contra un centro de reclutamiento del ejército en el centro de la capital iraquí y en la periferia de la capital, coinciden con un momento de crisis política y se produce en pleno Ramadán, el mes sagrado del ayuno musulmán, caracterizado desde hace años por la violencia.

La morgue de Bagdad recibió 67 cadáveres y el centro médico más cercano ingresó a169 heridos

A las 7:30 locales un suicida detonó su campera llena de explosivos tras haberse introducido entre los reclutas que esperaban frente al antiguo edificio del ministerio de Defensa, en el centro de Bagdad. Entre las víctimas también figuran algunos soldados que vigilaban el lugar, indicó un funcionario del ministerio del Interior. “No sé cómo pudo entrar el suicida, porque había que pasar un control electrónico y un registro corporal. Debió de esconderse desde ayer por la noche”, dijo Ahmad Kazem, de 19 años, que salió ileso del atentado.

Ayer concluía una semana de reclutamiento y había una gran afluencia. Los reclutas estaban reunidos en la plaza Midan, a unos 50 metros del centro, en un sector controlado por el ejército.

“Después de la explosión, todo el mundo huía en todas las direcciones y los soldados disparaban al aire. Vi a gente yaciendo, con el cuerpo quemado o ensangrentado”, añadió.

AP


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Irak sufre el atentado más sangriento del año