Empresario descuartizado en Budge: la autopsia reveló escalofriantes datos sobre el asesinato

La autopsia del cuerpo de Fernando Pérez Algaba reveló perturbadores detalles sobre su descuartizamiento. La investigación sigue arrojando preguntas en un crimen que conmocionó a todos.

El asesinato del empresario Fernando Pérez Algaba (41) dejó a la comunidad conmocionada y perpleja, mientras las autoridades desentrañan los escalofriantes detalles de su trágico final. Desde su desaparición el 18 de julio, el enigma en torno a su muerte capturó la atención de todo el país. Las últimas personas que lo vieron con vida, dos ex socios con deudas pendientes, se encuentran bajo investigación. En las próximas horas, los detalles de la autopsia revelaron detalles sobre cómo fue desmembrado el cuerpo del trader.

El cuerpo de Pérez Algaba, apodado «Lechuga», fue encontrado entre el 22 y el 23 de julio en el Arroyo del Rey de Lomas de Zamora. Sus asesinos habían utilizado el descuartizamiento para ocultar su cuerpo, arrojándolo al arroyo cerca de la feria de La Salada, a unos 50 kilómetros de donde fue visto por última vez con vida.

Las imágenes del cadáver circularon rápidamente, generando morbo y perturbación. Para los investigadores, estas imágenes plantearon interrogantes inquietantes y comenzaron a indagar sobre quién podría llevar a cabo el descuartizamiento de un cuerpo, cuántas personas se necesitaron, dónde y con qué elementos se habría realizado y si habrían dejado rastros.

Con el fin de esclarecer estas incógnitas, los peritos del Instituto de Ciencias Forenses del Conurbano Sur realizó un análisis detallado del descuartizamiento. La autopsia reveló que los cortes realizados en las amputaciones de extremidades no mostraban signos de vitalidad, indicando que se llevaron a cabo después de la muerte.

Los cortes habrían sido realizados con elementos afilados y de peso, como hachas, palas y machetes, así como también mediante movimientos recíprocos manuales o mecánicos, como motosierras o amoladoras.

El informe, que fue incorporado al expediente, reveló que el proceso de desmembrar el cuerpo de Pérez Algaba habría involucrado el uso de elementos afilados para cortar partes blandas y elementos con peso para trabajar en el plano óseo.

Además de los detalles sobre el descuartizamiento, la autopsia confirmó que Pérez Algaba murió por dos disparos, uno de ellos probablemente ingresando por la espalda. Estos hallazgos brindaron a los investigadores pistas adicionales sobre cómo los perpetradores intentaron ocultar su crimen.

A partir del avance en el caso, detuvieron Nicol Chamorro (35), una mujer trans quien fue identificada debido a la presencia de documentos de identidad de su familia dentro de la valija que contenía partes del cuerpo. A pesar de su detención, muchas preguntas siguen sin respuesta en este caso.

Mientras la investigación sigue en curso, personas relacionadas con el caso informaron sobre supuestas amenazas y un clima de temor. Lucas Matilla, quien declaró en la DDI de Lomas de Zamora, presentó un hábeas corpus denunciando amenazas y la presencia no deseada de personal de la DDI en su domicilio.

El caso Pérez Algaba continúa desarrollándose, dejando a las autoridades y a la comunidad con la urgente necesidad de respuestas y justicia en medio de un oscuro misterio que aún no se termina de resolver.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios