Por qué acusarán al ex del femicidio de Rosana en Neuquén: las pruebas de la investigación

La fiscalía considera que José Fernández, al que la mujer había denunciado por violencia de género hace exactamente un año, planificó el ataque. Paso a paso lo que se sabe hasta ahora.

Ayer, a las 22.50 aproximadamente, el fiscal jefe Agustín García le confirmó a la familia de Rosana Artigas que los restos encontrados en un tacho semisumergido en el río Limay pertenecían a la mujer de 46 años, que estuvo ocho días desaparecida. Pudieron identificarla por un tatuaje. Esta mañana se supo que el informe preliminar de autopsia indicó que murió estrangulada por un lazo. ¿Por qué los investigadores están convencidos de que el responsable del noveno femicidio de la provincia es su expareja, José Fernández?

Rosana le mandó un mensaje de texto al hombre el jueves 23 de noviembre a las 9.20 horas. Este dato es central, ya que si se lo hubiera enviado a través de WhatsApp el reporte telefónico sólo diría que ella consumió datos. Al usar esta vía el registro queda asentado.

Las cámaras de seguridad lo captaron a él dirigiéndose en su auto -un Chevrolet Corsa Classic gris verdoso- hacia la vivienda de ella para buscarla. Una vecina de Fernández la vio a Rosana ingresando a la casa de él a las 9.30 horas aproximadamente.

Para la fiscalía en ese momento él la atacó. Utilizó un lazo para asfixiarla y así evitar cualquier tipo de rastro (marcas que delataran sus huellas, por ejemplo). Ocultó su cuerpo en un tambor de 200 litros, que había conseguido días antes.

A las 10.52 horas las cámaras de seguridad del expeaje, sobre la Ruta Provincial 7, tomaron al auto entrando a la ciudad de Centenario. Las antenas ubicaron tanto al teléfono de él como al de ella en esa zona, en ese horario. El celular de Rosana se desactivó ahí. A las 11.03 se lo vio pasando por el mismo lugar en sentido contrario. ¿Qué fue hacer en tan breves minutos? Crear una falsa pista, una distracción.

Al deshacerse del teléfono de la mujer en Centenario hizo que la búsqueda se concentrara allí.

Volvió a su casa de Plottier y utilizó no el auto, sino una camioneta, para cargar el tacho y llevarlo hasta la ribera, a la altura de China Muerta, a pocos kilómetros del lugar en el que en 2019 Alfredo Escobar arrojó los restos de Cielo López, de 18 años.

¿Cómo saben que Fernández fue desde su casa en camioneta hasta el río? Nunca dejó su celular, siempre lo llevó consigo así que lo que se hizo ayer fue intensificar los rastrillajes en esa zona que marcaba la antena.

Cuando el domingo 26 de noviembre García acusó a Fernández de falso testimonio solamente se encargó de revelar que había mentido en su declaración, cuando dijo que la última vez que había visto a Rosana fue el 19 de noviembre. Tenía las cámaras, los registros de los celulares y la testigo. Cortó su relato a las 11.03, con el regreso del auto a Plottier, para no revelar sobre que líneas estaban trabajando.

Como el imputado se encuentra en prisión preventiva, imputado por haber falseado la información que le dio a la policía, la fiscalía se tomará el fin de semana para recolectar toda la evidencia en su contra e imputarlo la próxima semana.


«Me pedía que le dé explicaciones de la persona con la que me escribía»


Rosana tenía un hijo en común con Fernández de 14 años. Foto Matías Subat.

La mujer había denunciado a Fernández en 2022 por violencia de género. En la presentación que hizo ante la comisaría séptima de Plottier, fechada el 3 de diciembre (casi un año exactamente), Rosana contó que ambos estaban en la casa de una de las hijas de él. Ella recibió el mensaje de una persona con la que se estaba escribiendo hacía unos días. Él vio eso, pero no le dijo nada en ese momento. La llevó a la casa y solo se bajó el hijo adolescente que tenían en común.

Fernández le pidió que fueran a conversar, habían estado 20 años en pareja.

Textualmente Rosana relató: «fuimos al río donde tuvimos una discusión y luego se produjo un forcejeo recibiendo una cachetada en la cara por parte de esta persona (Fernández), ya que me pedía que le dé explicaciones de la persona que me escribía, a lo que le contesté que yo no le tenía que dar explicación a él dado que hace cinco meses que estábamos separados».

Y siguió: «Después volvimos a su casa donde él seguía pidiéndome que le dé explicaciones, además no se quiso retirar del lugar y se quedó a dormir en la cocina, retirándose recién en horas de la mañana volviendo hace un momento en estado de ebriedad, sigue molestando por tal motivo me acerqué a la comisaría».

El caso fue archivado en julio de 2023, a partir de un informe del equipo interdisciplinario que no detectó indicadores de riesgo.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios