«Enfrentamos dos monstruos: el Ejército y el juez», dijo la madre del soldado muerto en Zapala

Este miércoles habrá una nueva concentración frente a la guarnición militar en la que apareció herido de muerte Pablo Córdoba. La investigación gira en círculos sobre los mismos testigos y pericias, sin avanzar.

Natalia Uribe, la madre del soldado Pablo Gabriel Jesús Córdoba (21) dijo que «no entendemos cuál es el accionar del juez Hugo Greca, que sigue dilatando los tiempos» de la investigación de la muerte de su hijo en la Guarnición Militar Zapala. «Nos lleva a sospechar que hay algún acuerdo con el Ejército o simplemente está haciendo tiempo porque quiere ascender a la Cámara», añadió.

La investigación de la muerte del soldado Córdoba (21), de la cual este miércoles se cumplen cinco meses, sigue anclada a la carátula que le impuso el juzgado federal: «muerte dudosa», pese a que desde el 24 de agosto la ampliación de autopsia confirmó que no pudo pegarse a sí mismo los dos tiros que recibió en la cabeza. La familia convocó a una nueva marcha para el miércoles a las 11.

En diálogo con RÍO NEGRO RADIO, Natalia Uribe afirmó que «nos duele que el juez sigue tomando esto como un juego, como una pérdida de tiempo. No me quedan muchas opciones para pensar. Si no, no me explico su actitud: tiene al menos seis, ocho pruebas científicas contundentes que le dicen que a mi hijo lo mataron y sigue dando vueltas».

«Esto lo está tomando personal para que no le perjudique su ascenso», añadió. Greca está anotado en un concurso para una vacante en la Cámara Federal de Roca.

Una causa paralizada


Natalia indicó que «en este último mes la causa prácticamente no ha tenido movimientos y esta semana que pasó no se movió. Por eso es tan indignante, tan doloroso lo que estamos pasando. Estamos nadando contra una gran corriente».

Reveló que «lo único que llegó ahora es el informe toxicológico. Se insistía que mi hijo estaba depresivo, tomando algo, y el informe dio negativo para todo. Era un chico sano, que entrenaba. La ciencia afirma que no tomaba absolutamente nada, ningún medicamente psiquiátrico».

«¿Tiene trabajo o no?»


Juez Hugo Greca (a la derecha). La familia de la víctima le exige que cambie la carátula del caso a «homicidio». (Archivo)

En su entrevista con el programa Arranquemos, recordó que «cuando empezamos a nombrarlo, el juez sacó un comunicado oficial. En un punto decía que él había hecho todo lo necesario pero que era un juez subrogante, muy ocupado, que estaba con un montón de trabajo».

«Sin embargo -continuó- cuando ocurrió el accidente de San Martín de los Andes en el que murieron cuatro soldados, salió rápidamente a pedir hacerse cargo de esa investigación. Entonces ¿tiene mucho trabajo o le falta trabajo? Y es otro caso que involucra al Ejército». Hasta ahora, Greca no pudo tomar ese caso que sigue en manos de la justicia provincial de Neuquén.

La mamá de Pablo afirmó entonces que «nos estamos enfrentando a dos monstruos, al Ejército y a la justicia, representada por el juez Greca, quien nos tendría que garantizar un proceso imparcial y justo. Sin embargo, no nos está garantizando la justicia a nosotros».

«Nos trató como delincuentes»


Consultada sobre la relación de la familia con el magistrado, explicó que «en las oportunidades que ha tenido nos ha tratado como delincuentes. A Juan José, al papá de Pablo, lo ha tratado como delincuente».

En ese sentido señaló que «lo primero que hace el juez para embarrar la cancha, para querer cubrir su mal accionar, es sacar a la luz una causa de Juan José que venía del 2020 y casualmente 15 días después de que murió mi hijo, en esa causa Juan José queda como imputado».

Se refiere a una investigación por un faltante de municiones.

«¿Que hizo el juez? Sacar esa causa a  la luz, tratando de ensuciar a Juan José», afirmó Natalia. «Él tiene esa línea investigativa, quizá alguien que quedó perjudicado pudo haber accionado contra Pablo. Perfecto, investíguelo. Pero él simplemente la sacó a la luz y nada más. Que me diga qué investigó de esa causa. No investiga nada», remarcó.

«Mañana se cumplen 5 meses de la muerte de mi hijo y todavía no tenemos ninguna respuesta porque él no sincera la investigación. Tiene que cambiarla a homicidio. Todas las pruebas científicas manifiestan que a mi hijo lo mataron, la escena fue alterada y hay elementos plantados», concluyó.

Marcha a cinco meses del hecho


Pablo Córdoba apareció con dos balazos en la cabeza el 1 de junio, mientras cumplía guardia en el cuartel de Zapala. (Facebook)

En sus redes sociales Natalia hizo la convocatoria a la marcha:

«Vecinos y amigos de Zapala: a cinco meses del homicidio de nuestro amado hijo, necesitamos su acompañamiento en una nueva marcha, en la cual pretendemos hacer mucho ruido. También realizaremos una radio abierta y los invitamos a que lleven su mate para compartir, para que el ruido y nuestros reclamos se escuchen y queden claros: queremos justicia por Pablo, que el juez se ponga a hacer bien su trabajo y deje de poner trabas en la investigación. Esto es un homicidio y ya no lo puede seguir negando», agregó.

Será a las 11 en Roca y Ejército Argentino, frente a la entrada a la guarnición en la que trabajaba Pablo como soldado voluntario.

Rechazo a la segunda autopsia


Hugo Greca, quien subroga el juzgado federal de Zapala, mantiene la carátula de «muerte dudosa» en el expediente. Pidió que el cuerpo forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación realice una nueva autopsia, pese a que nadie cuestionó los resultados de la primera, que estuvo a cargo de los profesionales de la provincia de Neuquén.

Hasta la fiscal federal, Karina Martínez Stagnaro, se opuso a una segunda autopsia. Solicitó que primero se le consulte a los expertos de la Corte si hay puntos dudosos o sin responder en el informe de los forenses neuquinos, y que expliquen si tiene sentido luego del tiempo transcurrido, exhumar el cuerpo para una reautopsia.

La evidencia científica


El Cuerpo Médico Forense de Neuquén estableció que cualquiera de los dos disparos que recibió Pablo en su cabeza pudo causarle la muerte, y que cada uno por sí solo tuvo entidad suficiente para producir «una inhabilitación para realizar cualquier movimiento o acto consciente».

A esto se suman otras pericias científicas, que determinaron que el soldado no tiene pólvora en sus manos, y el fusil no tiene huellas dactilares.

Por otra parte dio negativa la pericia toxicológica: Pablo no había consumido alcohol, ni drogas ni medicamentos.

Escuchá a Natalia Uribe en RÍO NEGRO RADIO:

Sintonizá RÍO NEGRO RADIO. Escuchanos por FM 90.9 desde Neuquén, por FM 91.9 desde Roca, por rionegro.com.ar/radio o por nuestra App (acá para Android, acá para iOS).


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios