La actividad económica, paralizada

Los datos oficiales respecto a la dinámica de la economía real en el último trimestre del 2018 fueron demoledores. En ese periodo el Producto cayó un 6,2%, mientras que el consumo privado retrocedió un 9,5% y la inversión se derrumbó un 25%.



La economía argentina se encuentra en medio de una de las recesiones más profundas que haya atravesado en los últimos 25 años. La crítica situación actual solo es superada por el efecto devastador que generó la debacle del año 2001. Para comprenderlo, basta con ver los datos dados a conocer esta semana por el Indec. El organismo publicó el ‘Informe de avance del Nivel de Actividad’, referido al cuarto trimestre del año 2018, y dio cuenta de la dura realidad que se palpa a diario en el sector real de la economía.
El dato saliente, es que Producto Bruto Interno (PBI) se derrumbó un 6,2% en el último trimestre del año pasado. El relevamiento indica además, que en el acumulado de los doce meses de 2018, el nivel de actividad retrocedió un 2,5% respecto a igual periodo del año 2017.
Si se considera la evolución del PBI a precios constantes en base a los datos dados a conocer el último jueves, resulta que el registro final de 2018, pone el stock total de los bienes y servicios producidos por Argentina, un 1,9% por debajo del que se registraba en 2015 cuando asumió el gobierno de Mauricio Macri.
El panorama es todavía más sombrío si se considera la evolución del PBI en dólares. En este sentido es determinante el efecto que genera la devaluación del 102% que tuvo lugar en los últimos nueve meses del año pasado, sobre el valor agregado del PBI. Medido en moneda estadounidense, el Producto cayó un 33,2% durante el último año, y si se compara con el año 2015, la baja llega al 16,2%.
Al analizar los diferentes componentes de la demanda agregada, el delicado momento queda aun más en evidencia.
El consumo privado sigue siendo el motor de la economía nacional, representando el 65% de la demanda agregada. En el último trimestre del año, el mismo cayó un 9,5%, y un 2,4% en el acumulado de los doce meses. La inversión privada, solo representa el 12,6% de la demanda, y cayó 25% en el cuarto trimestre y 5,8% en todo el año 2018. El gasto público retrocedió 5,1% en el último trimestre y 3,3% en todo el año, mientras que las importaciones lo hicieron un 26,1% y un 5,1% respectivamente.
Solo las exportaciones mostraron una evolución positiva, creciendo un 10,4% durante los últimos tres meses de 2018, lo que alcanzó para que el acumulado anual emparde el registro de todo el año 2017.


Comentarios


La actividad económica, paralizada