Siete denuncias habían hecho por el paciente de Salud Mental que atacó en el hospital de Roca

Ana Senesi, directora del hospital, aseguró que ya venían tomando el tema. Acompañó el pedido de reubicación del usuario que agredió al personal y pidió una rápida acción de la Justicia.

El caso del paciente de Salud Mental que protagonizó reiterados hechos de violencia en el Hospital Francisco López Lima continúa poniendo en alerta al personal de salud. Quienes esta mañana se autoconvocaron en el hall de la Ciudad Judicial para exigir la reubicación del hombre a otro centro.

Desde la dirección del nosocomio acompañaron el reclamo de los trabajadores, en favor del resguardo de toda la comunidad hospitalaria. De hecho, en los últimos dos meses efectuaron siete denuncias por incidentes e iniciaron gestiones con autoridades provinciales para encontrar una salida alternativa.

«Creemos que lo de ayer fue una falla en el protocolo de seguridad que acordamos hace un mes», mencionó Ana Senesi, administradora de la institución en referencia al último episodio acontecido ayer por la tarde. Producto del disturbio hubo dos mucamas agredidas y una confrontación directa del paciente con los agentes policiales que lo vigilan.

«Yo no me puedo negar a tenerlo, es una disposición judicial y hay que cumplirla. Pero lo que si podemos hacer es elevar reclamos, porque tenemos límites legales de lo que se puede hacer y actuar», aseveró la médica. Por el hecho no hubo heridos fisícos, pero se teme por cualquier agravamiento en los tratos.

Quizá la mayor preocupación del sector es la larga permanencia del sujeto dentro del centro de salud, quien desde febrero permanece internado. Se trata del primer caso grave que afrontan, pese a brindar atención permanente a personas procesadas.

Las autoridades judiciales aseguraron que su internación es la única alternativa donde se resguarda el derecho de acceso a un tratamiento integral por su cuadro psiquiátrico. Aunque el juez Romero, se compremetió en las últimas horas a tratar de buscar una salida al conflicto.

Senesi comentó que se requiere de la discusión de nuevos marcos regulatorios que reglamenten un abordaje de estas problemáticas. Sobre todo, ante una actual ley de Salud Mental que resguarda el derecho de los usuarios a no ser aislados, situación imposible de sostener dada la violencia del sujeto en cuestión.

«La Ley de Salud Mental dice que tiene que estar junto a los otros pacientes, imaginate que yo tengo que asegurar la integridad de los demás pacientes y los trabajadores. A pesar de todo es atendido y medicado, pero también tenemos que resguardar a nuestro personal«, expresó.

En el último mes y medio se generó un protocolo para la atención a este usuario de salud mental, desarrollado en conjunto con el juez a cargo. En el escrito se establece entre otras cosas, reducir al máximo el contacto con las mucamas y los familiares de otras personas internadas.

Vale aclarar que se trata de una persona que cumplió una condena de 12 años de prisión por un homicidio. Pero debido a su estado de salud fue declarado inimputable luego de protagonizar otro hecho similar, es por ello que se dispuso esta medida de contención para resguardar su integridad y la de la comunidad.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora