La crisis en el segmento del gas y el cambio de las reglas del juego

La decisión de Nación de no sumar más proyectos al Plan Gas a principios de año generó un fuerte descontento en la industria. Hoy el segmento muestra un precio bajo y espera por obras nuevas.




Tecpetrol, la petrolera del Grupo Techint, no fue autorizada a adquirir dólares para pagar sus deudas.

Tecpetrol, la petrolera del Grupo Techint, no fue autorizada a adquirir dólares para pagar sus deudas.

La decisión masiva de las operadoras de acelerar o adquirir activos de petróleo no fue deliberadamente aislada. El 2019 arrancó con la noticia del ahora exsecretario de Energía, Gustavo Lopetegui, de que no se iban a incorporar más proyectos al Programa de Estímulo a la Producción de Gas No Convencional.

La medida agarró por sorpresa a toda la industria, obligó a las operadoras a rediagramar sus hojas de ruta y enseguida la señalaron como un cambio en las reglas de juego.

El Estado argumentó que el presupuesto disponible no iba a ser suficiente para mantenerlo tal cual había sido diagramado y seguir con el programa iba a ser un gasto muy alto que no era compatible con la situación económica del momento.

Casi una docena de proyectos de Vaca Muerta, que pertenecían a YPF, Pluspetrol, ExxonMobil, Pampa Energía y Tecpetrol, quedaron en offside luego del recorte del programa.

El gobierno tenía razón, hubiera sido caótico tanto para la industria y para la macroeconomía del país que sufrió dos fuertes devaluaciones más tarde en el 2019 que llevaron el dólar de $36 en enero a los $60 actuales.

Con el aporte de Fortín de Piedra, el principal bloque del grupo Techint en Vaca Muerta y mayor beneficiario del Plan Gas en la era Macri, volvió a sobrar el gas en Argentina en el verano.

Si se hubiesen sumado más proyectos al segmento, la sobreoferta en verano y la falta de redes de transporte para evacuar la producción de la formación en invierno, la crisis de actividad en Vaca Muerta sería más crítica.

Incluso con la producción actual el precio del gas se depreció al punto de estar por debajo del costo de producción.

A mitad de año, Lopetegui anunció la licitación del gasoducto Vaca Muerta y meses más tarde se publicó el pliego. Si bien hubo grandes empresas interesadas, incluso extranjeras, se decidió postergarlo en dos oportunidades por el contexto macroeconómico.

Esta obra es vital para el corto y mediano plazo del gas de Vaca Muerta. Claro que, en el horizonte, aparece la planta de GNL.


Comentarios


La crisis en el segmento del gas y el cambio de las reglas del juego