La elite plebeya es más débil



La expansión de la actividad hidrocarburífera planteó el desafío de bajar barreras a empresas de otras provincias en una discutida creación de un enemigo interno.

El gobierno provincial, el gremio petrolero y las firmas locales (que a su vez subcontratan afuera) construyen la figura del enemigo interno que permite al poder mayor eficiencia en la pacificación y debilita reclamos.

El sociólogo Vicente Palermo intentó teorizar en su libro “Neuquén la creación de una sociedad” sobre la elite local.

Se remontó a la división arbitraria de los territorios y arriesgó que los sectores económicos predominantes tienen una conexión no formal pero socialmente constitutiva con el Estado, lo que conlleva una debilidad porque no tiene base productiva como la pudo haber tenido como región.

“La elite local sin base productiva de envergadura y autonomía suficiente establece una relación de dependencia con el Estado”, escribió hace tres décadas. Agregó que la burocracia estatal establece premios y penalizaciones mediante el intervencionismo subsidiario.

La creación de un enemigo para aplacar reclamos y pacificar a la sociedad parecer ser, otra vez, la herramienta eficaz del Estado predominante.

El Registro Provincial de Unidades Económicas concluyó que los 518 locales en las ramas de actividad que conforman el complejo hidrocarburífero se caracterizan por estar fuertemente concentradas en unas pocas empresas.

“La actividad de extracción tiene escasos eslabonamientos con el resto de la economía provincial, ya que según los datos relevados en la Matriz Insumo Producto el 44% de sus insumos provienen del resto del país o del mundo, en tanto que el 89,5% de su producto se destina a usos fuera de la Provincia”, se indicó.

Frente a este esquema, la misma YPF generó un encuentro con pymes de Rosario para que puedan satisfacer la demanda de la explotación no convencional desde sectores de transformación que en Neuquén son inexistentes.

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, favoreció tres encuentros en Bahía Blanca y Mar del Plata para “enseñar” a llegar con servicios e insumos a Vaca Muerta. Hubo 22 que ya están en la gatera de 200 que asistieron a los “cursos de capacitación”.

El Movimiento Popular Neuquino creó una sociedad a partir del intervencionismo subsidiario que, a juicio de Palermo, benefició a sectores populares y se centró más en la reproducción colectiva que en la apuesta directa al capital y el trabajo.

El 44% de los insumos de la industria proviene desde afuera y se necesitan 10 o 15 petroleras chicas para hacer trascender a Vaca Muerta.

De allí que habla del origen plebeyo de la elite que la hace vulnerable como en este caso cuando ve peligrar parte de la subsidiariedad estatal. En defensa, las empresas dicen que las foráneas ganan contratos porque cotizan más barato pero no tienen en cuenta el “costo neuquino”.

Desde el Estado se ensaya una respuesta vinculada a la olvidada ley del Compre Neuquino que, como la ley de Contractualización Frutícola en Río Negro, sirve para poco y nada porque obliga al Estado provincial a contratar a una empresa local si ésta cotiza un poco más que una foránea. Pero el Estado neuquino no es contratante de servicios petroleros.

Según el Repue hay 35.429 unidades, la mayoría de pequeña escala, en la provincia. La dependencia del Estado, por un lado, y de la actividad privada más relevante es obvia.

Desde la cartera de Industria se ensayó una muestra de adaptación a los nuevos tiempos y crearon un cluster hidrocarburífero que registra 220 firmas a las que conecta y asesora. La actividad que hace tres lustros equivalía casi al 70% del Producto Bruto Geográfico, hoy podría llegar al 40% y recuperar ese brillo.

Luego del premio por el rendimiento gubernamental, el gobernador Omar Gutiérrez aprovechó un viaje para visitar empresarios en Estados Unidos a quienes invitó a apostar a su gestión por los próximos cuatro años. ´

Se supone que si se hace una invitación desde el exterior, una pyme metalmecánica de Rosario, Córdoba o Mar del Plata no debería sufrir bullying en Neuquén que la haga optar por trabajar al servicio de otra firma local con el encarecimiento de los costos.


Comentarios


La elite plebeya es más débil