La fuerza de las imágenes

Su corto "Frigidaire" ganó en el Festival de Cine de San Luis. Su próximo proyecto se centra en la recuperación de Fricader.

#

Violeta Bosch, Melina Tocce y Santiago Aldana, actores y directora de "Frigidaire".

Habla tan suave que cuesta imaginarla detrás de una cámara, tomando imágenes y entrevistando a los obreros que recuperaron Fricader. Pero la fuerza está en su convencimiento, y es más potente que el tono de voz. Melina Tocce lo sabe. Quizás por eso lleva adelante sus proyectos, casi silenciosa, pero con presencia.

El método le dio resultado. Su primer corto, "Frigidaire", que nació de un concurso de guión en la carrera de video del Instituto Universitario Patagónico de Artes (IUPA), hizo un largo camino hasta llegar al Festival Internacional de Cine de San Luis. Pero allí ganó, el año pasado, una mención especial que le valió sobresalir entre los 54 cortos de todo el mundo.

La prehistoria de "Frigidaire" surgió en la familia Tocce. Julián, el papá de Melina, había escrito un cuento sobre una pareja grande, enfrascada en su rutina diaria. Ella se dedica a las cosas de la casa, pero su libido está volcada casi exclusivamente a la

heladera que le da título al texto. La limpia y la limpia hasta obsesionarse de tal modo que no quiere que nadie la toque. El, en cambio, se dedica a las plantas. Obviamente, el conflicto, de latente, pasa a potente.

Ese mismo cuento se convirtió en guión. Y el guión en el corto que protagonizaron la artista Violeta Bosch y el clarinetista Santiago Aldana y que viajó a varios festivales antes de recalar en San Luis.

Cuando Melina recibió la mención en San Luis sabía que el premio era compartido.

Y no sólo con su papá y el equipo técnico que la acompañó en esta aventura. "Hicimos el corto con la colaboración de todo Roca; un local nos prestó la ropa, otro los adornos, un depósito de arquitectos nos dio la heladera, y así", resume ella a modo de de larga lista de agradecimientos.

Ahora, las heladeras que la tienen ocupada son más grandes. Mucho más grandes. Es que el año pasado, después de que un amigo le pidiera ayuda para hacer un video de Fricader, Melina se quedó impactada con la historia. Y entonces decidió tomar ella misma el riesgo de hacer su propio documental .

-¿Qué querés contar?

- Quiero mostrar cómo esa gente, pese a todas las adversidades, hoy tiene un trabajo y un proyecto. Cómo se puede cambiar, ser tu propio jefe, y ser dueño de algo. Cómo le cambió la vida a esa gente en lo particular y como grupo. Eran cuatro personas. Estuvieron casi dos años cuidando algo que no sabían si iba a quedar para ellos. Estaban muy solos. Se miraban entre ellos como diciendo : ¿Qué estamos haciendo acá? Pero hoy, a cinco años de recuperada, tienen proyectos, son felices, ganan todos lo mismo y saben que no se van a quedar sin trabajo. Y me parece que, a diferencia de las fábricas recuperadas en Buenos Aires, que estaban en contacto con ellas, la de Fricader es un caso particular porque están aislados.

 

VERÓNICA BONACCHI

vbonacchi@rionegro.com.ar


Comentarios


La fuerza de las imágenes