La oposición se prepara para endurecer presiones contra Maduro

Tras el frustrado intento de hacer llegar ayuda humanitaria, Guaidó intentará hoy en la reunión del Grupo Lima, aumentar el cerco sobre el presidente



Cientos de rocas, basura y vallas destruidas y esparcidas por el suelo, y dos camiones de carga aun atravesados en la vía liberando humo, muestran los vestigios de una batalla que se libró en uno de los puentes fronterizos entre Venezuela y Colombia durante el intento de la oposición venezolana para entregar ayuda humanitaria.

Después del revés que recibió la iniciativa, la oposición amenazó con “todas las opciones”, incluida el uso de la fuerza, para elevar las presiones contra el gobierno de Nicolás Maduro.

El puente entre Cúcuta y Táchira, donde el sábado hubo violentos incidentes

El autoproclamado presidente interino Juan Guaidó, que cuenta con el reconocimiento de medio centenar de gobiernos, participará hoy en la reunión del Grupo de Lima en la capital colombiana con la presencia del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence.

Tras la fallida operación con la que pretendía pasar asistencia donada por Estados Unidos y sus aliados para paliar la peor crisis en la historia moderna de Venezuela, Guaidó pidió a la comunidad internacional dejar “abiertas todas las opciones para lograr la liberación”.

“Confío en que el pueblo venezolano garantizará que los días de Maduro están contados”,

señaló el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo.

Tras la violenta jornada que se registró el sábado en las zonas cercanas a la frontera entre ambos países donde manifestantes, que exigían el ingreso de la ayuda, se enfrentaron a las fuerzas de seguridad venezolanas dejando un saldo de casi tres centenares de heridos, las localidades de ambos lados de la frontera retornaron ayer a una tensa normalidad, aunque en algunas de sus calles se observó fuerte presencia militar y policial.

El primero en aparecer en los pasos fronterizos para evaluar el alcance de los daños fue el presidente colombiano Iván Duque, quien tras visitar el puente internacional Simón Bolívar -que comunica la ciudad colombiana de Cúcuta con la localidad venezolana de San Antonio del Táchira- consideró los hechos como una “barbarie”.

Horas después, la ministra venezolana de Servicios Penitenciarios, Iris Varela, acudió, acompañada de varios guardias nacionales y hombres vestidos de civil con armas largas, al puente internacional Francisco de Paula Santander, que comunica Cúcuta con la localidad venezolana de Ureña, donde aún permanecen estacionados en la vía dos camiones de la carga humanitaria que se incendiaron la víspera en medio de violentos enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad.

Colombia acordó la víspera extender por dos días el cierre de los pasos fronterizos entre Venezuela y el departamento colombiano del Norte de Santander para atender los daños que sufrieron las instalaciones gubernamentales.


Comentarios


La oposición se prepara para endurecer presiones contra Maduro