La oposición tiene el quórum pero llega dividida

Debatirán hoy en Diputados la suba para jubilados. Discrepan por cómo se financiará.





Tienen el número para dar quórum hoy en Diputados pero no lograron acordar el mecanismo de financiación para otorgar el 82% móvil para las jubilaciones por ley.

Esa es la principal conclusión de la reunión de ayer entre los distintos bloques opositores que bajarán hoy al recinto a tratar el tema.

Como ya es una práctica desde el recambio parlamentario, la oposición será la encargada de garantizar el quórum, ante la resistencia de oficialismo de dar vía libre a la avanzada que considera un intento de desfinanciar al gobierno.

En la discusión de ayer estuvieron presentes referentes del PRO, la UCR, la Coalición Cívica y Peronismo Federal, que chocaron con la propuesta sostenida por Proyecto Sur, socialistas, Solidaridad e Igualdad, Libres del Sur y el GEN. De todos modos, garantizaron que bajarán a dar quórum.

Los bloques de centroizquierda defienden un proyecto con dictamen de minoría de Claudio Lozano que propone cubrir el abultado desembolso con fondos extras del Tesoro y una suba al 100 por ciento de los aportes patronales para las grandes empresas, similar a los niveles de 1992.

“No hay diferencia en el porcentaje 82, en acatar el fallo de la Corte Suprema (por el caso Bandaro y Sánchez) y en cambiar la movilidad aprobada el año pasado. Si hay en el financiamiento”, detalló el legislador.

Para los macristas, radicales, cívicos y peronistas disidentes ese modelo de financiamiento generá más “trabajo en negro”. A cambio, proponen utilizar fondos frescos del Anses y el excedente presupuestario, producto de la subestimación de la recaudación.

Para Lozano, este mecanismo pone en riego el pago de la asignación universal por hijo. “Ellos plantean un disyuntiva compleja en donde ponen en contradicción el pago de la jubilación con la asignación universal por hijo. Nosotros proponemos recuperar un recurso con el aumento de los aporte patronales para las grandes firmas”, dijo el diputado y economista de la CTA. En esa línea, Fernando “Pino” Solanas se preguntó: “Con las altas tasas de ganancias de las empresas, ¿cómo puede ser que no se suban los aportes, no estamos más en el año 1993?”.

Cualquiera de las dos iniciativas implicará un costo para la administración pública de 22.000 millones de pesos, si se tiene en cuenta que los haberes mínimos de cinco millones de jubilados subirán a 1.427 pesos. Pero otro tanto se necesitará para actualizar las jubilaciones que no se actualizaron por el fallo Badaro.

Solanas sostuvo que el total a pagar ronda los 33.000 millones de pesos y justificó el origen de esos fondos. “La reposición de los aportes patronales al 100% implican unos 17.000 millones de pesos, más 8.000 millones de superávit de la Anses, sin contar que este año se van a recaudar más de 41.000 millones por encima de lo previsto en materia provisionales”, explicó.

Gustavo Ferrari, del peronismo federal, propuso obtener el dinero de “una reasignación de los subsidios tan difundidos por parte del Ejecutivo, también hay fondos de la Anses, y además de otros gastos menores y innecesarios como el fondeo de Aerolíneas y el Fútbol para Todos”. (DyN/Ambitoweb)

Archivo

82% móvil


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La oposición tiene el quórum pero llega dividida