La política monetaria, sin brújula

Nuevo error de cálculo. El gobierno estimó que el respaldo del FMI y la declaración de “país emergente” permitirían recuperar la confianza. No alcanzó, y el dólar volvió a dispararse el viernes.



#

Desorientados. La política monetaria del gobierno no logra encontrar el norte.

Parece lejano aquel momento en que la discusión acerca de la política monetaria del gobierno nacional, pasaba por la pertinencia o no de las metas de inflación. Pero hace apenas un mes, en medio de la corrida cambiaria de mayo y antes de acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI), el Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne insistía en que la meta de inflación anual era del 15%. La carta de intención firmada con el organismo, obligó al gobierno a abandonar la irrisoria meta trazada hace apenas seis meses, y a reconocer que este año la inflación será al menos del 27% y quizá hasta del 32%.

Sin embargo, hace tiempo que la política monetaria dejó de estar enfocada en la inflación. Desde hace dos meses, la prioridad es evitar la salida de los inversores financieros y controlar el tipo de cambio. La variable clave pasó a ser la tasa de interés. En la visión de la nueva conducción del Banco Central (BCRA), el objetivo era lograr un tipo de cambio estable en torno a los $28, y generar una senda estable que llevara lentamente el tipo de cambio rumbo a los $30 hacia fin de año.

Para lograrlo, el nuevo Presidente de la entidad monetaria Luis Caputo, desembarcó con un “as en la manga”, los u$s 15.000 millones que desembolsó el FMI, de los cuales la mitad está a disposición para que el BCRA respalde las reservas. El plan trazado era ofrecer licitaciones diarias de u$s 100 millones, a fin de contener el precio de la divisa.

Al inicio de la segunda semana en que se aplicó la estrategia, se confirmó una tasa de interés de referencia de 40%, con el objetivo de que las carteras en pesos siguieran siendo atractivas.

El jueves, cuando la cotización comenzó a tomar ritmo, el BCRA decidió licitar u$s 150 millones en lugar de u$s 100 millones, a fin de evitar una disparada en el precio. No alcanzó, y el viernes la licitación se elevó hasta u$s 300 millones. Nada pudo evitar que la cotización trepara hasta tocar los $30.

El panorama es por demás delicado. El objetivo de tipo de cambio que el gobierno trazaba para diciembre se cumplió en junio, y la asistencia financiera del FMI comienza a diluirse aceleradamente. De mantenerse las licitaciones de u$s 100 millones diarios, los iniciales u$s 7.500 millones recibidos del FMI, alcanzaban para 75 días, en los cuales el gobierno intentaría buscar estabilidad. Pero si las licitaciones crecen a un ritmo de u$s 300 millones diarios, los fondos recibidos solo cubren la necesidad de 25 días.

La desorientación, parece ser el factor común entre quienes deben conducir, y el principal déficit es la falta de confianza en el rumbo económico. La buena noticia que recibió el gobierno la semana pasada cuando MSCI ascendió a la Argentina a la categoría de “país emergente”, que a priori era un espaldarazo de confianza frente a los mercados internacionales, tampoco produjo el efecto deseado. Apenas una semana después la bolsa de valores volvió a derrumbarse, y creció el “riesgo país”, encareciendo aun más el crédito para la Argentina.

“Cuando prometemos que vamos a achicar el déficit, que el mundo, los mercados, lo discuten, les decimos ‘Sí, lo vamos a hacer’”.

Presidente Mauricio Macri, durante la agitada jornada cambiaria del viernes.

La falta de confianza en el rumbo económico del gobierno parece ser el principal motor de la cotización del dólar, que volvió a batir un récord esta semana.

Dato

Datos

“Cuando prometemos que vamos a achicar el déficit, que el mundo, los mercados, lo discuten, les decimos ‘Sí, lo vamos a hacer’”.
La falta de confianza en el rumbo económico del gobierno parece ser el principal motor de la cotización del dólar, que volvió a batir un récord esta semana.
7,2%
Lo que subió el dólar en sólo una semana. La cotización rozó los $ 30 el viernes, y cerró la jornada en $ 29,76.

Comentarios


La política monetaria, sin brújula