La semana en San Antonio Oeste: Lo que viene 24-5-03

Falta menos de un año para que el actual Concejo Deliberante termine su gestión. Mientras tanto, los distintos partidos arman sus listas de candidatos. Hasta ahora solamente se definió el peronismo que lleva a Jorge López como primer concejal, quien podría repetir su mandato, acompañado por Norma Salina y Graciela Sarmiento.

La lista surgió por sistema D´hont, respetándose el cupo femenino y la representación de un justicialismo dividido, que batalló duro en las internas pasadas, de las cuales hasta hoy quedan heridas sin cerrar.

La definición del radicalismo se parece más a una tómbola en la que prima el azar, que a la búsqueda de quienes puedan continuar una labor importante desarrollada por el actual Concejo, en la que hubo orden y se priorizó el bien común frente a los intereses particulares. Claro que en estos 37 meses y medio no faltaron errores y se produjeron fuertes cruces de opinión, pero el disenso fue en la mayoría de los casos resuelto con un debate abierto y frontal.

El partido vecinal también se encuentra armando sus listas como el ARI y el MARA, todos con posibilidades de pelear una concejalía, sin contar lo que pueda ocurrir con el Recrear, por el cual aseguró que se presentaría Carlo Carassale como candidato a intendente.

Son muchas fuerzas en pugna y con serias posibilidades. Y a su vez las dos mayoritarias divididas en varias fracciones. Lo que permite prever que el próximo Concejo no será un órgano homogéneo.

Por supuesto que no es malo el disenso, siempre y cuando quienes lo sostengan pongan primero el bien general, la defensa del patrimonio de la comunidad, el ordenamiento de la vida comunitaria y el control sobre el accionar de los funcionarios del Ejecutivo. Luego están los intereses particulares.

Malos recuerdos provoca en la ciudad la sola idea de que al Concejo lleguen peleas sectoriales y mezquinas como las que, por ejemplo, terminaron en un quiebre institucional durante la fracasada gestión del intendente Wálter Zonco.

Por eso hoy es clave que los partidos que aún no han definido sus listas, busquen a sus mejores hombres y mujeres, a los más responsables y compenetrados con la realidad local.

El trabajo para el desarrollo de la ciudad y el mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes deben estar entre las prioridades.

Si de algo pueden sentirse orgullosos los actuales concejales, encabezados por Miguel Galindo Roldán, es en haber defendido a capa y espada el patrimonio territorial de la comunidad.

Hubo puntos flacos, algunos podrán señalar el tema Alpesca, también demoras en algunos tratamientos y resoluciones, pero los siete concejales desprovistos de sus propios intereses partidarios en la mayoría de las ocasiones llegaron a acuerdos trascendentes.

Un Concejo Deliberante fuerte garantiza que las gestiones de gobierno, aunque no se destaquen por lo productivo, al menos no dejen secuelas negativas para el futuro. Uno débil, en cambio, pone en riesgo el crecimiento de una localidad y también la gobernabilidad. Deberán tenerlo en cuenta los partidos a la hora de definir sus candidatos, y los ciudadanos, cuando emitan su sufragio.

Pedro Caram

pcaram@canaldig.com.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios