La vida en Villa Mascardi tras la ocupación mapuche

Hace dos años un grupo ocupó tierras en reivindicación de derechos ancestrales. Los pobladores del lugar viven ahora con miedo y desconfianza.



La naturaleza se muestra en casi todo su esplendor en Villa Mascardi. En ese rincón de la Patagonia abunda la vegetación y el lago Mascardi refleja la belleza del entorno en sus aguas cristalinas. Los cipreses y los coihues, que llevan cientos de años arraigados a la tierra, se elevan decenas de metros y muestran un aspecto imponente. Son tan altos que pareciera que quisieran rozar el cielo. En ese lugar viven alrededor de 120 personas en forma permanente, según informó la presidenta de la comisión de fomento Inés Marabolis.

Algunos pobladores añoran la paz que había tiempo atrás en ese lugar. Dijeron que se perdió hace casi dos años. Las personas que dialogaron con “Río Negro” transmitieron en sus palabras desconfianza y la sensación de que viven en estado de alerta permanente.

“No tenemos tranquilidad”, afirmó Marabolis. “La mayoría vivimos todo el tiempo preocupados”, expresó. “No teníamos cortes de ruta y no andaba gente encapuchada”, explicó.

Lola vive en Mascardi desde hace décadas Chino Leiva)

En Villa Mascardi pocos hablaron -en voz alta- del conflicto mapuche. Aseguraron que todo cambió a partir de que integrantes de la comunidad Lof Lafken Winkul Mapu se instalaron por octubre de 2017 en esas tierras de Parques Nacionales. Desde la comunidad informaron en ese momento que se trataba de la recuperación de tierras que pertenecían al territorio mapuche.

La mayoría de las personas se excusaron de brindar declaraciones para publicar con nombre y apellido porque explicaron que temen represalias. Señalaron, a modo de ejemplo, el incendio de tres cabañas de madera, en el camping Ruca Lauquen, ubicado a unos 100 metros del Automóvil Club Argentino (ACA), que ocurrió la madrugada del 8 de agosto pasado. Hay una investigación preliminar en marcha en una fiscalía de Bariloche, para tratar de identificar al autor o los autores del incendio que se presume fue intencional.

El recuerdo de Rafael Nahuel. Foto: Chino Leiva

Lola es una pobladora que llegó hace varias décadas a Villa Mascardi. Contó que se instaló en ese sitio porque se había casado con el hijo de Alejandro Torrontegui, que era el dueño de varias hectáreas de tierra. Hay un arroyo, que desciende con fuerza desde la montaña, que lleva el nombre de su suegro.

Dijo que vivió tranquila todo este tiempo. Rememoró que en el siglo pasado hasta hubo un pequeño desarrollo agrícola y ganadero en Villa Mascardi. Pero solo quedaron los recuerdos.

Lola sostuvo que hasta ahora no tuvo ningún inconveniente con la comunidad mapuche que ocupó el predio. Pero aseguró que los cortes de ruta por parte de personas encapuchadas complican porque ella debe viajar en forma permanente a Bariloche por varios motivos.

La mujer de manos curtidas y brazos fuertes sostuvo que nunca hubo ningún problema con mapuches en ese lugar. Es más, no recordó que hubiera habido una comunidad mapuche en esas tierras.

La recuperación de tierras que miembros de la Lof Lafken Winkul Mapu hicieron a principios de noviembre de 2017 sorprendió a los pobladores de Villa Mascardi.

Lola recordaba en el patio aquellos años junto a su esposo, mientras llovía con intensidad y el frío se filtraba por los poros. Mezclaba su relato con varios retos a su perro labrador, inquieto, que cruzaba sin parar el alambrado.

A menos de 2 kilómetros, el propietario de un complejo de cabañas explicó que desde que empezó el conflicto no deja nunca solo el predio. El miedo a una posible usurpación o un eventual daño es algo constante. El edificio del ACA hace dos años no tenía rejas de hierro en las ventanas y puerta.

El hombre recordó que todo lo que rodeó al homicidio de Nahuel, provocó un impacto directo en la actividad turística. Comentó que dos grupos de scouts suspendieron el viaje y estadía.

Marabolis lamentó los actos de vandalismo que se registraron en la zona con roturas de luminarias y algunos daños en el muelle. Estimó que Villa Mascardi tiene unos 250 habitantes, pero alrededor de 120 viven en forma estable. Dijo que su familia vive hace unos 80 años en esa tierra “y jamás hubo problemas”. “No estamos acostumbrados a encontrarnos con personas encapuchadas”, sostuvo.

El viejo hotel de Villa Mascardi, que décadas atrás fue orgullo de Parques Nacionales, está destrozado. Manos anónimas le arrancaron la madera que cubría varias paredes. Casi no hay puertas ni vidrios en las ventanas y faltan algunas chapas de cinc. Hay más de diez vehículos de Parques Nacionales abandonados y desmantelados.

Tampoco hay indicios de que ese edificio, de varios cientos metros cuadrados de superficie, esté ocupado. El 9 de octubre de 2016, el exministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, y el entonces titular de la Administración de Parques Nacionales, Eugenio Breard, anunciaron que allí funcionaría una escuela nacional de guardaparques. El anuncio se lo llevó el viento y el edificio luce en estado deplorable.

La causa

El abogado Eduardo Soares informó ayer que hay dos causas penales en trámite por la recuperación de territorio mapuche en Villa Mascardi.

En una causa hay cocho mapuches procesados por el delito de usurpación. Mientras que en la otra causa hay tres jóvenes mapuches procesados por resistencia y atentado contra la autoridad agravado por el uso de armas y además usurpación. El cuarto era Fausto Jones Huala, el hermano de Facundo, pero fue condenado por la jueza federal Silvina Domínguez (subrogante) a 6 meses de prisión en suspenso en un juicio abreviado. Fausto admitió su responsabilidad y fue sobreseído por la usurpación.

Soares, que integra la Gremial de Abogados, sostuvo que para la organización “los conflictos territoriales se deben resolver por la mediación y excluir la persecución penal”.

Sostuvo que no es la intención “ni de este gobierno nacional ni de los anteriores resolverlo en una negociación”. Tampoco, agregó, es la voluntad del Gobierno provincial. Y criticó que en lugar de promover una demanda civil, Parques optó por la vía penal.

El abogado dijo que el exjuez federal Leónidas Moldes procesó a principios de este año a los mapuches incriminados en las dos causas por hechos ocurridos en noviembre de 2017. Aseguró que apelaron hace 6 ante la Cámara Federal de Roca. Comentó que expusieron los fundamentos de los recursos en una audiencia con el tribunal de Roca, pero todavía no resolvió si confirma o revoca los fallos de Moldes, que se jubiló.

Recordó que el juez federal Gustavo Villanueva y la fiscal federal Sylvia Little hicieron la instrucción de la causa. Villanueva subrogó hasta noviembre del año pasado a Moldes, que estaba de licencia.

Soares afirmó que Parques Nacionales fue creado en la década del 30, en el siglo pasado, y reclama por tierras que pertenecen a los mapuches, que están desde hace 300 años en esta región de la Patagonia.
Dijo que Rafael Nahuel se dirigía a llevarles comida, junto a Fausto y Lautaro González, Johana Colhuan y Gonzalo Coña cuando fueron emboscados por un grupo de albatros de Prefectura la tarde del 25 de noviembre de 2017.


Comentarios


La vida en Villa Mascardi tras la ocupación mapuche