Las maestras de Vaca Muerta tienen que viajar a dedo para dar clases

Son docentes que no están incluidas en el recorrido que cubre el CPE. Deben gestionar cómo llegar hasta el cruce de El Chañar para lograr alcanzar el servicio. Muchas sufrieron acoso.





En septiembre se completaron 953 etapas de fractura en Vaca Muerta. La actividad sigue en alza, pero no derrama: a la vera de la ruta petrolera un grupo de docentes, en su mayoría mujeres, que no son incluidas en el servicio de transporte, hacen dedo diariamente para llegar a dar clases a Añelo, la ciudad símbolo y motor de la industria en la provincia.

“En la localidad no vive casi nadie, los costos son una locura, incluso algunos docentes que vivían acá se han ido a Centenario, a Neuquén, porque es imposible pagar un alquiler”, aseguró Florencia Lezcano, maestra en la ciudad. Por eso viajan cotidianamente desde la zona de la Confluencia y también de Río Negro.

Durante mucho tiempo el Consejo Provincial de Educación de Neuquén (CPE) no garantizó el transporte y no quedaba otra que poner el cuerpo en la ruta. La docente precisó que a partir del “boom de Vaca Muerta” la situación se modificó: “cambió el tránsito, cambiaron las reglas del tránsito de quienes venían en camionetas de empresas petroleras o en camiones, con restricciones de no poder levantar a nadie. Entonces a veces tardábamos dos horas en que alguien te levantara, y llegar a la escuela, y lo más grave es que empezamos a tener situaciones de acoso, de violencia, sobre todo las maestras.”

Hasta ahora no ha habido una respuesta formal al pedido. Foto Florencia Salto.

Finalmente el CPE proveyó el servicio, pero hay un sector que el recorrido no alcanza y por eso quienes toman horas en Añelo deben llegar como pueden hasta el cruce de San Patricio de El Chañar para subirse al transporte. “El tramo que va desde Cinco Saltos, Cordero, Barda del Medio, Campo Grande, Chañar. Son una serie de localidades que al ser chiquitas, al estar varias del lado de Río Negro, con la excusa de que los transportistas a veces no tienen la habilitación nacional o porque el Consejo no quiere pagar determinada cantidad de kilómetros extras, las dejan a pata”, afirmó Lezcano.

Otro de los problemas que se genera al no cubrirse ese tramo está en el cambio de turno: quienes trabajan por la mañana en Añelo y por la tarde en Chañar se tienen que ir a dedo, y viceversa.

Maximiliano del Río, vocal por la comunidad en el CPE, dijo que son 36 docentes en total en esta situación. Explicó que el pedido formal para incluirlas se hizo el 2 de septiembre ante las autoridades. El 4 de octubre, un mes después, Danilo Casanova, vocal por primaria, respondió que la solicitud había sido enviada al distrito seis, de Centenario, donde tienen que analizar si el transporte que lleva al estudiantado puede buscar al personal, o si es necesario hacer una nueva licitación.

En el caso de los docentes varones, indicó Lezcano, ni siquiera los levantan cuando hacen dedo. A las mujeres sí, pero exponiéndolas a situaciones de riesgo para su integridad y que erosionan su autonomía.

“Hace unos 15 o 20 días una de esas maestras de escuela primaria, que estaba haciendo dedo, se subió a un vehículo y la persona que la levantó no la dejaba bajar, la acosó. Prácticamente la tuvo retenida en contra de su voluntad arriba del auto, cuando ella le pedía que se quería bajar para poder subir al transporte no se lo permitió, se tuvo que escapar, quedó con miedo con un impacto desde lo psicológico y emocional muy grande también. Siguen sin darnos bolilla, hay como un abandono y esto pasa todos los días: todos los días hay maestras haciendo dedo”, sostuvo.

En números

36
docentes son quienes están en esta situación. Pertenecen a Villa Manzano, Barda del Medio, San Patricio del Chañar y Vista Alegre Norte.

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Las maestras de Vaca Muerta tienen que viajar a dedo para dar clases