Las mujeres hacen cola para bailar tango en Río Colorado

La pasión por el 2x4 se renueva en la ciudad. Como hay más damas que hombres en las clases, ellas esperan una o dos piezas hasta que llega su turno de baila r con un varón.



1
#

Las damas esperan el momento de salir a la pista. José Luis Albariño da clase. (Foto: Jorge Tanos )

2
#

3
#

Las damas esperan el momento de salir a la pista. José Luis Albariño da clase.

4
#

5
#

Un grupo de mayores y jóvenes se reúne semanalmente al ritmo del 2 x 4 para asistir a las clases de tango que continúan siendo un fenómeno cultural instalado en la sociedad de Río Colorado. Eso sí, como hay menos varones que mujeres, ellas deben esperar su turno sentadas durante una o dos piezas hasta que llega el momento de salir a la pista de baile.

También hay casos de hombres varones que comienzan por recomendación de su médico de cabecera, para aliviar o mejorar sus estados de salud.

Salón lleno

’Cada semana el salón de jubilados se transforma en un momento de encuentro y de distensión para un numeroso grupo de personas mayores, al que se suman algunas adolescentes. El profesor José Luis Albariño los dirige, enseñándoles cada uno de los secretos para bailar el tango.

La parejas escuchan con atención los consejos de Albariño, que con paciencia repasa cada uno de los ocho pasos básicos, que incluye las posturas para coordinar a través del abrazo contenedor. “Tienen que escuchar la música y el cuerpo del otro, tomarse con suavidad la mano y con ojos cerrados, para entregarse por completo al compás”, les repite.

La esencia

Albariño hizo una pausa en la enseñanza y comentó: “En este espacio nos encontramos con un número importante de hombres y mujeres mayores de edad que arrancan de grandes con el baile. Y tenemos otros con alguna experiencia en sus épocas de adolescente cuando frecuentaban aquellos tipos de bailes que eran muy diferentes a los actuales”.

En cualquier caso, el fenómeno que tiene más de un siglo de vida no resulta ajeno a la pasión por bailar tangos, que presenta en la ciudad una rica propuesta, llena de matices.

Maestro

El “Bocha” Albariño cuenta con toda una vida ligada al tango. Tiene una gran discografía, que va desde casetes, CD y vinilos hasta discos firmados de reconocidos artistas nacionales

También de grupos locales y regionales inéditos que pocos tienen y que fue recibiendo en forma de obsequio por los propios creadores.

También es un fanático por lograr la perfección del baile y en su rutina es clave no dejar nada librado al azar en la enseñanza a sus alumnos.

Incluso incursionó por años en programas radiales y televisivos en medios locales donde expuso sus conocimientos a pleno sobre el tango.

“Esta pasión nació desde mi juventud, primero como integrante de algún grupo musical, después comprando libros y revistas que se dedicaban exclusivamente al tango y hoy en la era del internet con nuevas tecnología, me permite acceder mucho más fácil a algunos videos tutoriales para seguir actualizado”, dijo.

Beneficios

El profesor resalta los beneficios que tiene para la salud de aquellos que llegan a bailar el tango. Los enumera a partir de un trabajo elaborado por la Fundación Favaloro.

De acuerdo con ese informe, se recomienda moverse al compás de tangos, valses y milongas para mantenerse en buen estado.

Dice el profesor: “En este grupo tenemos personas que llegaron por consejo del médico con algún inconveniente de salud.

Según el mismo estudio, bailar tango contribuye a la disminución del colesterol, mejora la tolerancia a la glucosa previniendo la diabetes, mantiene la fuerza, resistencia, ayuda a la masa muscular, previene la hipertensión, combate los síntomas de ansiedad y depresión y mejora la coordinación de los movimientos. Además, ayuda a la socialización y trabajar en equipo.

Cadencia. Un sentimiento que se baila.
Jorge Tanos

El profe marca el paso.
Jorge Tanos

¿Cuántos son?

Entre mate y mate

En el grupo de bailarines, algunos aprovechan a descansar un poco mientras comentan la jornada. “La verdad que esta música me apasiona y en este grupete encontré muy buena onda, todos compartimos la misma pasión”, dijo uno de ellos.

Otra participante señala: “acá encontrás un ámbito de pertenencia, donde bailamos, escuchamos buena música y entre mate y mate se puede entablar buenas conversaciones y se va formando una amistad.” “Hace unos meses me incorporé al grupo y a mi nena de 6 añitos también le gusta venir a ver y aprender”, agregó otra dama.

Al grupo comenzaron a sumarse adolescentes. Todos destacan la buena onda, el sentido de pertenencia y las amistades que nacen.

Del profesor José Luis Albariño a los alumnos

Tienen que escuchar la música y el cuerpo del otro, tomarse

con suavidad la mano y con ojos cerrados, para entregarse

por completo al compás...”.

Datos

120
personas bailan en distintas instituciones de Río Colorado. En el Centro de Jubilados son unos 18 hombres y 27 mujeres.
Al grupo comenzaron a sumarse adolescentes. Todos destacan la buena onda, el sentido de pertenencia y las amistades que nacen.

Comentarios


Las mujeres hacen cola para bailar tango en Río Colorado