Les dieron una pena leve, pero seguirán detenidos por otras sentencias



#

Los tres imputados, que aceptaron el juicio abreviado, escucharon la lectura de la sentencia y luego firmaron el acta.

ROCA (AR).- Tres de los cinco imputados en el intento de robo a un cajero de una sucursal local del Banco Patagonia de esta ciudad y que habían aceptado reconocer su culpabilidad y realizar un juicio abreviado, fueron condenados ayer a un año y medio de prisión, tal como habían acordado los abogados defensores y el fiscal de la Cámara Tercera Eduardo Scilipotti.

Sin embargo, los tres permanecerán detenidos, ya que arrastraban otras condenas en distintas provincias. De todos modos, y según dijeron dos de ellos tras la finalización de la audiencia, en poco tiempo estarían en condiciones de recuperar la libertad.

Quienes aceptaron ir a un juicio abreviado fueron Pablo Conde, Eduardo Cañete y Héctor Candia, acusados como co autores del delito de robo calificado en poblado y en banda en grado de tentativa.

A los tres, junto a Pedro Vera, Hugo Costanzo y a otro sujeto que nunca pudo ser identificado, se los acusa de haber intentado el 5 de diciembre de 2006, abrir por la fuerza el cajero que se encontraba ubicado en Tucumán 240.

Sin embargo, mientras ponían un nylon en los vidrios que dan al exterior y trataban de inutilizar las cámaras de circuito cerrado, estaban siendo registrados y el alerta llegó a la Policía Federal cuando se activó la alarma.

Es por ello que los seis sujetos abandonaron el lugar sin llegar a cometer el robo planeado.

Tres de ellos -Vera, Costanzo y Conde- fueron detenidos cuando intentaban huir en un Fiat Duna, mientras que los restantes escaparon -según la acusación fiscal- en un Volkswagen Polo que luego fue encontrado abandonado.

Candia y Cañete fueron identificados en la filmación de la entidad bancaria que posteriormente fue analizada. La investigación fue realizada por personal de la comisaría Tercera, la Brigada de Investigaciones y personal del Departamento de Delitos Económicos de la Policía de Neuquén.

En el reconocimiento de los sospechosos en las imágenes y en ubicar los lugares para realizar los allanamientos, tuvo una destacada labor Gabriel Jara, el sargento ayudante asesinado el 7 de agosto pasado durante un enfrentamiento con sospechosos en el bajo neuquino.

En la sentencia se señaló que quedó acreditado que los imputados más el desconocido, “intentaron sustraer dinero de los interior de los cajeros automáticos ubicados en Tucumán 240 de esta ciudad, no logrando su propósito por razones ajenas a su voluntad”.

Tras la pena dictada, a Conde se le unificó en ocho años, a Cañete en un año y siete meses, y a Candia en tres años de prisión. Por ser reincidentes, no tienen beneficios.


Comentarios


Les dieron una pena leve, pero seguirán detenidos por otras sentencias