Los acuerdos que son cuestionados



La visita de empresarios del país y el mundo marcó un esquema de revisión de acuerdos para la provincia que quiere dejar de ser campamento.


Las 25 familias que, en términos estadísticos, se instalan en la zona de mayor concentración poblacional de los departamentos Confluencia y Añelo ponen en tela de juicio lo que la docente de la UNC Graciela Landriscini llama “la governance” entendida como acuerdos colectivos que permiten sobrevolar entre los problemas y las soluciones.

De todas formas, a veces las estadísticas sirven para justificar una hipótesis que no tiene discusión aunque, en otras ocasiones, para derribar construcciones sociales que aparecen como lógicas pero con bases ilógicas.

Según la última información disponible en términos estadísticos, de los 34.985 cambios de domicilio que se tramitaron en las oficinas del Registro Civil de la provincia, solo un 24,8% eran de otras provincias. El resto fueron cambios dentro de la provincia. Es decir que, fronteras adentro, se observa un acentuado proceso de conurbanización de la ciudad de Neuquén como lo define la investigadora universitaria citada.

“Esto parece otro país”, fue la frase más repetida entre los 400 asistentes del mundo empresario que se dieron cita esta semana en al Casino Magic para participar del coloquio de la asociación IDEA. Las cifras de inversión y los indicadores de actividad económica le dan la razón frente a ciudades que cobijan economía en declive por el bajo consumo y la intolerancia hacia políticas de apertura que son antirregulatorias.

Lo que sí permite ubicar a la provincia dentro de Argentina es la ausencia de redes que permitan amortiguar el crecimiento de la cultura del campamento y la parálisis de la obra pública nacional que fue la única forma que ciudades chicas puedan tener infraestructura. La ciudad de los cañadones, Rincón de los Sauces, tiene una obra pluvioaluvional a medio hacer y paralizada. No hay chances de reactivación en tanto y en cuanto Nación mantenga su política de cero gasto. Si llega a haber una lluvia intensa es probable que la ola de barro borre lo poco que se ha hecho.


Miguel Pichetto criticó la cultura del pobrismo mientras a pocos metros había una movilización y a pocas cuadras se reproduce un conurbano neuquino.


Las rutas petroleras son temerarias por su calamitoso estado y por la impronta que tienen en tanto y en cuanto son las únicas que permiten acceder a las zonas calientes de generación de empleo.

El miércoles fue una jornada intensa para la provincia porque, por primera vez, se marcó agenda nacional, cuando generalmente es al revés; y también marcó un antes y un después con los actores que son parte activa del desarrollo de las inversiones. De allí que se rompió la governance, el protocolo que permite llegar a puntos de contacto entre el colectivo social y el poder. Se abrió la puerta a una nueva etapa de acuerdos.

Mientras los empresarios reclamaban la reducción de costos, la provincia pedía políticas de largo plazo y los gremios un fondo que les permita vivir como todo el mundo y no en un reducto de tráiler, se abrió un abanico donde todos se miraban con todos. Todos escucharon los reclamos del otro y también descubrieron que la explotación petrolera y gasífera es el único norte claro que se presenta en el país.

Tras este cachetazo de realidad, es probable que se apunte a la recrear respuestas a colectivos sociales que, como no formaban parte de la governance estaban fuera de agenda. En efecto, mientras cunde la política del deporte y la cultura, el jefe comunal de Añelo pide, a su estilo, que no quiere ser la ciudad de los vicios para los campamentos.

Ese cachetazo a la governance de cabotaje provincial también sepultó la pseudodefensa del capital neuquino que en su momento parecía ser el leitmotiv del ministro de Trabajo, Mariano Gaido. Se podría decir que el encuentro sirvió para globalizar la provincia de Neuquén, con lo bueno y lo malo. A pocos metros del coqueto Casino había una nutrida marcha que se oponía a la política del presidente Mauricio Macri y su flamante candidato a vice Miguel Pichetto, quien dejó el nido kirchnerista para criticar “la cultura del pobrismo” que se centra en el conurbano bonaerense. Lo dijo en el conurbano capitalino.


Comentarios


Los acuerdos que son cuestionados