Los amantes del turismo oscuro eligen viajar a Wuhan

Así como Chernóbil y otras zonas castigadas por desastres la ciudad donde se originó el coronavirus es favorita entre los turistas chinos





Torre de la Grulla Amarilla, o Huanghelou, un lugar emblemático en Wuhan

Torre de la Grulla Amarilla, o Huanghelou, un lugar emblemático en Wuhan

El turismo oscuro, esa extraña fascinación por lugares castigados por desastres naturales o accidentes humanos, puede sumar a Wuhan como nuevo destino estrella.

Así como Chernóbil fue protagonista de un aluvión de visitas gracias a la serie de HBO, es probable que la ciudad donde se originó el coronavirus sea un imán para los viajeros que quieren presumir de haber ido a sitios donde pocos se atreven.

Esa es la conclusión de algunos expertos consultados por The Telegraph. Según la investigadora Donna Chambers, de la universidad de Sunderland, cuando China reabra sus fronteras al turismo internacional muchas personas que nunca habían oído hablar de Wuhan querrán conocer la ciudad donde se originó la pandemia.

Wuhan fue elegida como la ciudad favorita para conocer este año entre los residentes chinos, donde subió desde el octavo puesto del año pasado y desplazó a la poderosa Pekín del podio. Así fue revelado en una encuesta entre 15.000 personas realizada por la Academia del Turismo China, a la que se sumó el análisis de 20 millones de posts en redes sociales.

Razones para visitarla

Pero los turistas locales no tienen la idea de turismo oscuro que puede impulsar a los viajeros internacionales. Su idea es ayudar a recuperar la alicaída economía local tras dos meses de confinamiento y la paralización de sus industrias y comercios.

Para seducir a los viajeros del país, los hoteles están ofreciendo descuentos impensables antes de la pandemia, y las agencias preparan paquetes a precios accesibles, indica Forbes.

Flores de cerezos en el Lago del Este

A diferencia de Chernóbil y otros sitios con riesgos para los visitantes, Wuhan ahora se considera como una de las zonas más seguras de China. Así como aquí surgió el coronavirus, con las estrictas medidas sanitarias fue uno de los primeros lugares donde la pandemia remitió su intensidad.

Atractiva

Ubicada a 800 kilómetros al oeste de Shanghái, la ciudad reagrupó a tres antiguas urbes (Wuchang, Hankou y Hanyang) para formar a una metrópolis de 11 millones de habitantes.

Siempre es visitada por miles de grullas, estas aves inspiraron el diseño de sus pagodas más antiguas, como la Torre de la Grulla Amarilla, edificio de 51 metros de alto y 1.800 años de existencia con sus techos con forma de alas.

Templo de Guiyuan, construido en la dinastía Qing

Con 11 millones de residentes, Wuhan era poco conocida entre los viajeros occidentales. El mejor panorama de la ciudad se puede obtener desde el puente peatonal de 1,2 km que cruza el río Yangtze, que permite divisar a los templos de un lado y a los rascacielos de vidrio y acero que se levantan de la otra margen.

Si alguien llega a Wuhan buscando el kilómetro cero de la pandemia tendrá que acercarse al mercado ribereño de Huanan. Pero por favor, que no se le ocurra probar bocado.


Comentarios


Los amantes del turismo oscuro eligen viajar a Wuhan