Los chavistas recuperaron la sonrisa

reportaje

CARACAS.- Alivio, alegría y esperanza expresaron decenas de chavistas ayer en una plaza del centro de Caracas, celebrando la “prueba de vida” que constituyen las primeras fotografías del presidente Hugo Chávez desde que fue operado de un cáncer hace más de dos meses en Cuba. “¡Que vean que está vivo, está vivo, está vivo!”, grita Doris Estrada enseñando, con los brazos en alto, una de las fotos de Chávez en la Esquina Caliente en la plaza Bolívar, un punto habitual de reunión de chavistas y donde decenas de personas se concentraron tras conocer la noticia. El gobierno difundió ayer cuatro imágenes del mandatario, en las que aparece acostado en el hospital y sonriente junto a sus dos hijas mayores, Rosa Virginia y María Gabriela, y anunció que está respirando a través de una traqueotomía, que le dificulta “temporalmente” el habla. “¡Esto es para que los escuálidos (oposición) vean que tenemos presidente para rato!”, vuelve a gritar Estrada levantando la foto, que mandó a imprimir en un café internet y llama la atención de los chavistas de la Esquina Caliente y los transeúntes curiosos. Otros dos hombres siguen el ejemplo de esta mujer y minutos después aparecen con más fotografías del presidente y sus hijas. Atraído por el alboroto, Luis Carrizo se acerca para capturar en su celular la imagen enseñada por Estrada. “Siento muchas cosas aquí”, dice tocándose el pecho, entre lágrimas. “El presidente está vivito y coleando, y todas esas cosas que dice la oposición son mentira”, opina este comerciante, de 55 años y oriundo del estado andino de Trujillo (oeste). “Este es el regalo del día, me voy a Trujillo contento a mostrarles a mis hijos la foto”, agregó. La publicación de las imágenes devolvió a estos venezolanos la esperanza de que su presidente volverá recuperado al país, tras enfrentar el 11 de diciembre una delicada cirugía contra el cáncer, que le fue diagnosticado a mediados de 2011 y del cual se desconoce su gravedad. (AFP)


Comentarios


Los chavistas recuperaron la sonrisa