Los desafíos del futuro de Allen

Hoy la ciudad rionegrina cumple sus 99 años. En el suplemento aniversario se refleja la gestión municipal la producción, la historia, y los reconocimientos especiales a los vecinos. También las historias de los allenses que recorren el mundo. Conocé una de las primeras familias que llegó a la localidad.

#

Hace un siglo,  en mayo de 1909, llegaba a la parada del kilómetro 1172 del Ferrocarril del Sud,  la familia compuesta por Nicolás Tarifa y Dolores García, con sus pequeños hijos Nicolás y Juan.Se les  asigna un lote de un cuarto de manzana en la actual intersección de Mitre y San Martín, donde levantan la primitiva vivienda y la incipiente quinta. Al año siguiente adquieren la chacra Nº 78, ubicada entre Allen y Contralmirante Guerrio.

La familia participa  el 25 de mayo de 1910 del acto formal de fundación del nuevo pueblo, cuyo nombre coincidirá con el de la Estación “Allen”.

Don Juan Tarifa, tenía 14 años cuando se dio a conocer el decreto del Poder Ejecutivo Nacional en el que se crea el nuevo pueblo, y de acuerdo a su testimonio, en proximidades a la Estación se estableció  el campamento del agrimensor Pascual Quesnel, quien efectuó el fraccionamiento de los terrenos, para que los primeros pobladores realizaran   las precarias  construcciones urbanas.

En el suplemento del cincuentenario de Allen, publicado por el “Diario Río Negro” el 25 de mayo de 1969, hay una nota con el título “La fecha sorprende a la Colonia y al Pueblo”, con una entrevista a don Juan Tarifa, donde relata sus recuerdos del acto de fundación.

La nota dice textualmente: “Según el vecino don Juan Tarifa, a quien hemos recurrido para informarnos sobre estos episodios, por haberlos protagonizado siendo un niño de 14 años, el 25 de mayo de 1910 los colonos se congregaron en torno del Campamento del Ingeniero Quesnel para cantar el Himno Nacional y asociar de algún modo en medio de la desolación de los campos, a tan significativa fecha.

El fervor del momento fue tan grande, que se izó la enseña patria y luego de entonarse las estrofas inmortales, pronunciaron palabras alusivas, el ingeniero Quesnel y Don Patricio Piñeiro Sorondo. Se habló de la patria, se habló de la colonización y se proclamó la fundación del pueblo como un hecho trascendental y como mejor homenaje a la nacionalidad en tan fausto día.

La concurrencia se trasladó luego al establecimiento Los Viñedos de los hermanos Sorondo para participar de una comida criolla. Fue una fundación de hecho, ya que recién en septiembre se conoció al Decreto aprobando el trazado practicado por aquel técnico”.

En el mismo suplemento del diario se hace mención a los festejos de las Bobas de Plata de la localidad. Se señala que en la sesión del 23 de mayo de 1935, el Concejo Municipal de Allen, dispone “efectuar las adquisiciones necesarias para el mayor brillo de los festejos conmemorativos del 25º aniversario de la fundación del pueblo y del aniversario patrio”, entre las que figuran “premios para sortijas y pollas, carne, pan y vino para los asados populares, masas y caramelos para obsequiar a los niños de las escuelas, iluminación del local municipal, orquesta, etc”, así como “mandar a sacar fotografías de todos los actos, aumentar el menú del banquete y abonar la diferencia que ello implique, y otros gastos eventuales que puedan ocasionarse”.

Para las Bodas de Plata, el Concejo Municipal resuelve entregar medallas de plata conmemorativas de la fundación a los siguientes vecinos: Ramón Aenlle, Rafael Amaya, Francisco Guarnieri, Gregorio Merquida, Francisco Maraury, Manuel Mir, Francisco Vicente Aranda, Delfín González, Juan Tarifa, Joaquín Pérez, Francisco Puccinelli, Manuel Rodríguez, Juan Rigo, Antonio Torruella, Emilio Forest.La nota del diario indica además que otras medallas de plata recibieron Ramona Brossard de Suárez, por ser la primera maestra que tuvo el pueblo, Mercedes de Cirigliano, por ser la primera directora surgida de los maestros que ejercieron en Allen y medallas a las escuelas 23, 27, 68, 79 y 80.

El primer Concejo Municipal de Allen, que data de 1916,  estaba  integrado por Orestes Amaya, Gonzalo Carrero, José González, Santiago Hernández y Patricio Piñeiro Sorondo.El Concejo Municipal de 1935 (25º aniversario) estaba formado por Aquiles Lameré, Rafael Amaya, Ramón Aenlle, Francisco Guarnieri, José Cirigliano y Juan Tarifa.

En tanto que el  Concejo Municipal de 1969 (50º aniversario), estaba compuesto por Irene Tula de Diazzi como presidenta; Casimiro Rodíguez Funes como vicepresidente; y lo integran además Luis Grieco, Juan José Rodríguez, Inocencio Avalís, Eduardo Campetella y Salvador D’Amico.


Comentarios


Los desafíos del futuro de Allen