Los frutos secos ganan terreno en las chacras neuquinas

Se destaca la ventaja de que la poscosecha no requiere frigoríficos y que existe una demanda interna insatisfecha. Por año se pierden unas 150 hectáreas de producción de pepita.



#

El productor eligió la variedad Mardía para su nuevo monte frutal que posee, entre sus características, la floración tardía. (Foto: Mauro Pérez )

Las peras y manzanas pierden superficie en las chacras neuquinas ya sea por desarrollos urbanísticos o por el cambio a nuevos cultivos. Entre los que vienen ganando terreno están los frutos secos que alcanzarán este año las 400 hectáreas entre nogales y almendros.

“Hace dos años que decidimos hacer una reconversión de una chacra que habíamos comprado con mi hermano. A dos kilómetros de Centenario. Era con producción de pera, pero decidimos reconvertir a algo más rentable”, contó Mauricio Kinter, un productor de Centenario de 38 años que desmontó los cuadros de pera cuando llegó para reemplazarlos por almendros.

Hoy divide su tiempo entre las tareas en la chacra y su trabajo en una empresa petrolera.

En agosto del año pasado colocó en el monte 1500 almendros que hoy ya alcanzan los dos metros de altura.

“En una semana se plantaron. Hubo que hacer los pozos, meter un fertilizante de base, y despuntar a un 1, 1 metro”, describió. Un año antes trabajaron en la preparación del suelo.

Entre las ventajas del almendro mencionó la durabilidad del fruto sin tener que colocarlo en alguna cámara de frío, lo que da mayor versatilidad a la hora de comercializarlo. Comentó que es un producto que incluso el país todavía no puede autoabastecerse.

Las 4 hectáreas que tiene cultivadas están bajo riego por goteo. El sistema que lo tiene automatizado en esta época cada día abastece de agua entre 60 y 90 minutos por día. y por el mismo medio se hace fertilización cuando lo requiere.

“Entraría en producción en el tercer verde. Este es el primero y en 2021 tendríamos las primeras almendras”, marcó Mauricio.

La chacra la lleva adelante junto a su hermano Gustavo y contrató a una persona que hace parte de las labores culturales.

En noviembre hicieron la poda con previo asesoramiento del Centro Pyme Adeneu.

En el lugar hoy el único recuerdo que quedó de la anterior plantación es una hilera de 10 plantas de pera Williams.

Según datos estadísticos del Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria) hay un número que refleja el cambio en la conformación productiva. Datos del 2017 muestran que en la provincia hay un promedio de 100 hectáreas menos de manzana cada año y 50 hectáreas menos de pera. En el informe contabilizan en el territorio neuquino 3.223 hectáreas de manzana y 2.318 hectáreas de peras.

El riego focalizado es más eficiente que por inundación.
Mauro Pérez

Más almendros

El alto valor en el mercado interno explica el fenómeno

Según estimaciones del Programa de Frutos Secos de Centro Pyme, en Neuquén se superarán este año las 400 hectáreas de nogales y almendros.

Detallan que del total de la superficie destinada a frutos secos, se distribuyen más de 300 hectáreas a nueces y el resto a almendras. Aunque las almendras es el que presenta la mayor tendencia de crecimiento.

Tuvo un crecimiento del 37 por ciento la superficie implantada de almendra si se compara las los temporadas 2016 y 2018.

Desde el organismo mencionan que esta cifra se explica por los altos valores del producto en el mercado interno y porque el almendro es una alternativa de reconversión a la fruticultura tradicional de manzana y pera.

En 2016 existían en Neuquén unas 293 hectáreas de nogales, con variedades Chandler, Franquette y Cisco, y unas 65 hectáreas de almendras Guara.

En el informe se especificó que hoy hay 18 productores que cultivan almendros en establecimientos de Rincón de los Sauces, Añelo, San Patricio del Chañar, Centenario, Neuquén, Plottier y Senillosa.

En el caso de los nogales se concentran en Picún Leufú, y en pequeñas parcelas de otras localidades, que son cultivadas por 24 productores.

Desde el Centro Pyme marcan que entre 2008 y hasta 2011 el cultivo de frutos secos creció de forma considerable, momento en que se puso a disposición una línea crediticia para promover la implantación de estas plantas y favorecer la diversificación productiva. Desde el organismo se brinda además asesoramiento técnico.

Señalan que mediante un fondo de financiamiento vigente desde 2016, se esperan inversiones para el sector por más de 2 millones de pesos para 2019. En el país se producen 11.700 toneladas de nuez por año.

El cluster de frutos secos de la Norpatagonia, que promueve la formación de grupo de nogaleros para luego poder exportar.

Datos

18
productores cultivan almendro en Rincón de los Sauces, Añelo, San Patricio del Chañar, Centenario, Neuquén, Plottier y Senillosa
El cluster de frutos secos de la Norpatagonia, que promueve la formación de grupo de nogaleros para luego poder exportar.

Comentarios


Los frutos secos ganan terreno en las chacras neuquinas