Los ladrillos sin declarar, nueva batalla entre Gutiérrez y Quiroga

Esos recursos forman parte de la recaudación del impuesto Inmobiliario y un 30% de ese monto tendría que forma parte de la masa coparticipable.



El gobierno provincial le puso un número al reclamo por los casi 450.000 metros cuadrados de construcciones sin declarar que tiene la municipalidad de Neuquén: 30 millones de pesos. Ese es el monto anual que -según afirmó ayer- se pierde de recaudar en concepto de impuesto Inmobiliario y de los cuales un 30% correspondería coparticipar entre los municipios.

El revoleo de cifras responde de alguna manera al reclamo de 120 millones por regalías mal liquidadas que hizo la semana pasada el intendente Horacio Quiroga, cuya beligerancia se asoció al buen resultado de Cambiemos en las elecciones del 22 de octubre (ver aparte).

Ayer, el director provincial de Catastro, Hugo Gatica, explicó que el organismo sumó a su base de datos 158.805 metros cuadrados de edificación que no habían sido declarados, como resultado de tareas de capacitación y asistencia tecnológica en las oficinas técnicas de los distintos municipios de la provincia. “Les damos herramientas para que ellos mismos puedan cargar la información en el sistema. Las tareas que antes realizaba Catastro yendo a cada localidad o tercerizándolo en empresas privadas, ahora lo pueden hacer los propios municipios”, explicó.

Los 158.805 metros cuadrados de edificación que no habían sido declarados representarás nuevos ingresos a la provincia por 4 millones de pesos y permitirán a los 20 municipios relevados readecuar la valuación fiscal de las propiedades según lo verdaderamente construido.

Se indicó que hay otros 190.000 metros cuadrados que se encuentran en proceso de ser incorporados. Gatica dijo que algunas de las ciudades que más metros cuadrados sumaron fueron San Martín de los Andes (55.000), Junín de los Andes (40.000) y Villa la Angostura (25.000). En el caso de la capital, el gobierno aseguró que incorpora, en promedio, unos 500.000 metros cuadrados por año, pero sólo tiene declarados un 10% de ese total.

“Queremos que la ciudad de Neuquén se sume a este trabajo, ya que hasta ahora cargó 50.000 metros cuadrados siendo la ciudad que más desarrollo inmobiliario tiene en la provincia”, planteó el subsecretario de Ingresos Públicos, Alejandro Monteiro.

Ayer aseguraron desde el Poder Ejecutivo que esos ladrillos no incorporados al sistema representan una pérdida de 30 millones de pesos en impuesto Inmobiliario, uno de los conceptos que, a la vez, se reparten entre los municipios por coparticipación.

En septiembre, la provincia recaudó por este impuesto más de 32 millones de pesos, lo que totaliza más de 476 millones en lo que va del año.

Obra nueva

La serie empezó

con las regalías

El ida y vuelta de reclamos comenzó cuando el intendente de Neuquén, Horacio Quiroga, le exigió al gobernador Omar Gutiérrez el pago de unos 120 millones de pesos por regalías “mal liquidadas” y tasas municipales no abonadas. Aseguró que 100 millones corresponden a las compensaciones que la Secretaría de Energía de la Nación realizó a las empresas productoras en el marco del Plan Gas vigente entre 2013 y 2016, cuyas regalías no fueron coparticipadas.

Los restantes 20 millones los reclama por facturas impagas de la administración pública en concepto de tasas de patentes, retributivos y residuos patógenos.

Datos

450.000
son los metros cuadrados cubiertos que según la provincia no fueron blanqueados desde la comuna.

Comentarios


Los ladrillos sin declarar, nueva batalla entre Gutiérrez y Quiroga