Los nuevos desafíos del parto respetado

La semana del 13 al 19 de mayo es la semana mundial del parto y nacimiento respetado. La ley 25.929 de parto humanizado es para defender los derechos de las mujeres para decidir cómo parir, a estar acompañada, ser informada sobre los procedimientos adecuados para su salud y los beneficios de la lactancia materna. 



Foto: Archivo Matías Subat

Foto: Archivo Matías Subat

Durante la semana del 13 al 19 de mayo, los hospitales y centros de Salud realizarán actividades para promover la difusión y sensibilizar a la población sobre el parto respetado.

La jefa del Centro Obstétrico del Heller, Elizabeth Puentes explicó que “es una semana para que el equipo de salud reflexione sobre sus prácticas, sobre las actitudes. Me presento, trato por el nombre, pido permiso, explico y doy información. Me pongo en el lugar de la empatía”.

La ley 25.929 de parto humanizado establece que las mujeres deben ser respetadas en las particularidades de cada familia tanto en etnia, religión y nacionalidad, respetar sus deseos y necesidades como estar acompañada por alguien de confianza en la sala de partos y que el niño no sea separado de la madre por largos lapsos de tiempo.

Uno de los puntos de la normativa, establece que la madre debe elegir cómo quiere parir, y que el cuerpo médico debe informar y explicar el porqué de cada procedimiento. Además debe decidir la posición en que quiere realizar el parto. .

El parto humanizado pretende priorizar el vínculo afectivo entre el bebé y la madre. “Nace el bebé y lo ideal es fomentar el apego, el vinculo temprano, la lactancia precoz. Luego de que el bebé sea revisado vuelve automáticamente con su mamá. Sólo se separa de la madre aquel niño que tiene alguna enfermedad o que necesita un cuidado especial en neonatología” indicó Puentes.

El objetivo de la ley 25.929 también es asegurar que el nacimiento se produzca de la manera más natural posible. El 2° Informe de Relevamiento Epidemiológico SIP-GESTIÓN, la tasa de cesáreas en hospitales públicos mostraron una tendencia creciente y sostenida durante el 2010 y 2014.

Los hospitales tuvieron un promedio de 30,9% de cesáreas mientras que la obras sociales provinciales informaron de 67% en ese periodo. “En el hospital Heller terminamos sobre un total de 1270 nacimientos con un 29% de cesáreas mientras que las clínicas privadas llegan al 50%” explicó Elizabeth Puentes.

El papel social que cumple esta ley es la difusión de la información sobre los derechos de las mujeres, como puede ser la importancia de la lactancia materna en el desarrollo del bebé, el ser tratada con respeto, a no recibir prácticas médicas abusivas al igual que no ser sometida a ningún examen o intervención para propósitos de investigación.

Además, la mujer tiene derecho a recibir información sobre cual es el mejor procedimiento para su salud, a tomar decisiones en conjunto con el cuerpo médico.

“Las mujeres ahora se informan, vienen a preguntar o expresan lo que quieren. De a poco se van logrando esos cambios, cada vez más instituciones tienen incorporada la maternidad centrada en la familia. Además de los lineamientos como los primeros mil días y utilizar el control prenatal” concluyó Puentes.


Comentarios


Los nuevos desafíos del parto respetado