Los percheros minimalístas están de moda

El pasillo se ha convertido en nuevo foco de interés para los diseñadores.

DECO

Veinte perchas de madera cuelgan en 20 cordones y se juntan en un gancho debajo del techo. El perchero original llamado “20 perchas” que la italiana Alice Rosignoli diseñó para Ligne Roset, difícilmente podría ser más sencillo y poco convencional. “Mi intención siempre es mejorar la vida cotidiana con objetos que sean al mismo tiempo sencillos, atemporales y poéticos”, dice la diseñadora. Al igual que Rosignoli, actualmente son cada vez más los creadores que se dedican al tema del perchero. El pasillo se ha convertido en nuevo foco de interés para los diseñadores. Durante mucho tiempo, los decoradores habían prestado poca atención a este espacio, que es lo primero que se ve al entrar en la casa y que representa una especie de tarjeta de visita. El pasillo parecía no servir para una decoración atractiva. Sin embargo, las barras para ganchos, los módulos murales y las combinaciones de espejos que se pueden ver actualmente hablan otro idioma: la elegancia ha llegado a la entrada de la casa.

El fabricante alemán de muebles Schönbuch se ha impuesto desde hace años la filosofía de considerar la entrada de la casa como un espacio vital acogedor y universal y no solo como un pasillo en el que se guardan cosas. Uno de los objetos más nuevos es el perchero Pivot, de Jorge Pensi. Este diseñador ha colocado en un tubo sencillo cinco ganchos giratorios que de arriba abajo se van achicando. Esta característica de diseño convierte el mero objeto funcional en un objeto con una óptica lúdica original. Un perchero de pared difícilmente puede ser más reducido que el modelo Line, de la agencia de diseño Apartment 8: un larguero de MDF barnizado o chapeado con un gancho abatible y tres ganchos para bolsas es todo el objeto. Y este perchero no solo ahorra espacio, sino que también es variable, porque el Line se ofrece en muchos colores y superficies de madera diferentes.

El propio equipo de diseñadores de Schönbuch creó el Skew. Este perchero es una solución para pasillos estrechos, porque combina la utilidad práctica con un truco óptico: un espejo colocado diagonalmente delante de la pared da un aspecto más amplio al espacio. Detrás del espejo se encuentran una percha para sombreros, una barra con perchas y un estante que permiten una decoración flexible del espacio para guardar ropa.

Con el perchero S 1520, un tubo de acero, Randolf Schrott, del equipo de diseñadores Thonet, ha presentado un diseño que combina bien con los clásicos estilo Bauhaus de la empresa. Schrott se inspiró en el clásico perchero de tubo de acero B 52/1, que se puede ver en un catálogo de los años 1930-1931. Sin embargo, el diseñador ha adaptado la estructura a las necesidades modernas, por lo que hay más lugar para colgar chaquetas en los ganchos ocultos o en los estantes hechos de un tejido de malla resistente.

Un auténtico clásico, que tiene un aspecto intemporal y que bien podría haber sido un diseño del siglo XXI es el Hang it all, de Vitra, que data del año 1953. Charles Eames diseñó este perchero con sus bolas de madera multicolores, que deberían incitar sobre todo a los niños a ser más ordenados colgando en ellas sus cosas. El color original fue una idea de Ray Eames, la esposa de Charles. En 2012, con ocasión del centenario del nacimiento de la mujer, salieron al mercado variantes en los colores rojo, verde y blanco.

El perchero abatible para abrigos y bolsas Wing, de los diseñadores Alberto Lievore, Jeannette Altherr y Manel Molina (Arper), extiende sus alas de madera de nogal pulida hasta 180 grados y se pliega hacia la pared cuando no se usa.

También minimalista, pero de otra manera, es el Wardrope, de Susanne Stofer y Veronika Wildgruber (Authentics), quienes colocaron cuatro ganchos con forma de Y sobre una cuerda fuerte. En cuanto las perchas tienen que soportar un peso, se enganchan y se quedan en su sitio. “La idea de Wardrope fue crear un perchero lo más flexible y fino posible que cupiera tanto en espacios grandes como pequeños”, explica Wildgruber. “El Wardrope solo ocupa el mismo espacio que las chaquetas que se cuelgan en él. Por esto, cabe en cualquier entrada de la casa y también puede colgarse en la pared de espacios públicos como cafés y salas de espera”.

El diseñador Steffen Kehrle ha creado para la empresa de muebles Stattmann la serie Wall Shelf, que está compuesta por estanterías murales y una barra de madera para ganchos. “Para mí fue importante que Wall Shelf no requiriera un montaje complicado, sino que fuese fácil de montar y fijar en la pared rápidamente”. Wall Shelf es uno de los muchos objetos que en un momento convierten una entrada en un espacio decorado de forma atractiva para guardar cosas. dpa tmn pe

dpa


Comentarios


Los percheros minimalístas están de moda