Martini sólo negocia con municipales en Trabajo

Cerró cualquier contacto informal con el gremio. Hasta hace unos meses eran socios políticos.



#

El lunes muchos empleados de la comuna no fueron a trabajar para participar de una asamblea en el Centro Cívico.

BARILOCHE

BARILOCHE (AB).- El gobierno municipal espera que la secretaría de Trabajo dicte la conciliación obligatoria y neutralice la medida de fuerza dispuesta para mañana por el sindicato municipal, Soyem, que mantiene desde hace varios días un reclamo por mejoras salariales sin solución a la vista.

El secretario de Gobierno, Daniel Natapof, aseguró que no existieron contactos informales con el gremio para acercar posiciones y que cualquier negociación se dará en el ámbito de la secretaría de Trabajo.

“Ya dijimos que estamos dispuestos a abrir la paritaria para discutir los salarios del año próximo. Si el Soyem quiere llevar otros temas a la mesa estamos dispuestos a escuchar”, dijo.

El sindicato pide una mejora salarial de 2.000 pesos. Desde la intendencia aseguran que en la última paritaria ya fue acordado un aumento del 30% para todo el año y el acta sólo dice que volverían a negociar ante un caso de “fuerza mayor”, que, según Natapof, hoy no existe. “Y si la inflación es superior a la estimada, no lo plantean con claridad y tampoco lo dejaron sentado en el acuerdo”, dijo.

Las fricciones entre el gremio y el gobierno de la intendenta María Eugenia Martini se intensificaron en las últimas semanas por razones que algunos relacionan con la interna del Soyem, cuya conducción buscaría endurecer posiciones para no pagar costos electorales el año próximo, cuando habrá renovación de autoridades.

Los intereses en juego son muchos y contradictorios. Cuando Martini ganó las elecciones municipales, en 2013, y las internas del PJ de este año, buena parte de la comisión directiva del Soyem, encabezada por el secretario general Germán González, la acompañó.

Natapof dijo desconocer los motivos por los cuales “se perdió esa afinidad” y aseguró que el gobierno “se manejó siempre de la misma manera”. Señaló que el gremio “ha cruzado ciertas líneas”, Germán González lo insultó y lo amenazó y con esos antecedentes “es imposible dialogar sin un marco como la secretaría de Trabajo”.

Dijo que el municipio -como lo dijo Martini- no está en condiciones económicas de aumentar los salarios antes de fin de año. “Además es un contrasentido que pidan algo así y al mismo tiempo tengan las cajas paradas, como ocurrió en la asamblea del lunes -sostuvo Natapof-. Por lo menos que colaboren con la recaudación”.

El municipio tiene actualmente 1.800 trabajadores (entre planta y contratados) y el salario de bolsillo mínimo sería de unos 8.000 pesos.


Comentarios


Martini sólo negocia con municipales en Trabajo