Masivo reclamo por un Estado laico en Turquía

Un millón de personas se manifestó en la ciudad de Izmir en contra del gobierno islámico-conservador de Tayip Erdogan y a favor de la separación entre

IZMIR, Turquía (AFP).- Más de un millón de personas se manifestaron ayer en Izmir, en el este de Turquía, para defender el Estado laico y mantener la presión sobre el gobierno de raíz islamista, en medio de una política que llevó a una anticipación de elecciones.

Los manifestantes, muchos con retratos del fundador de la Turquía moderna, Mustafá Kemal Ataturk, se reunieron en una plaza de Izmir, tercera ciudad de Turquía, mientras que varios centenares se sumaron al acto desde barcos en el mar Egeo.

Unos 3.000 policías fueron movilizados para vigilar la manifestación, después de que el sábado una persona muriera y 14 resultaran heridas en un mercado donde tuvo lugar una explosión, que según los indicios fue un atentado, aunque no hay constancia de ninguna reivindicación hasta el momento.

La policía no dio una cifra precisa de manifestantes, pero estimó que se congregaron al menos un millón de personas. «Turquía es laica y lo seguirá siendo», decían los participantes, que coreaban los mismos eslóganes que en las multitudinarias manifestaciones precedentes organizadas en Ankara, Estambul y Manisa, en el oeste del país. «No entregaremos el país a las fuerzas reaccionarias», gritaba por su parte un hombre. Entre las pancartas, se leía: «Unidos contra la intolerancia», o «Seguimos el camino de Ataturk».

Las protestas comenzaron hace un mes, cuando el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, en el poder), presentó al ministro de Relaciones Exteriores Abdulá Gul, antiguo islamista, como candidato a presidente.

La elección presidencial, que se lleva a cabo en el Parlamento, se convirtió en la mayor crisis a la que se enfrentó el gobierno islamista moderado desde que accedió al poder en el 2002.

Por una parte, los parlamentarios de la oposición boicotearon esa elección, impidiendo el quórum necesarios para el proceso, y por otra, el ejército amenazó con intervenir como garante de la laicidad. La crisis llevó al primer ministro, Tayip Recep Erdogan, a adelantar las elecciones legislativas para el 22 de julio .

Finalmente, Gul, único candidato a la presidencia, abandonó su intento el pasado miércoles. No obstante, los sondeos revelan que el AKP sigue contando con una amplia mayoría de apoyos entre la población. El AKP se desmarcó del islamismo que preconizaba en sus orígenes, dice que está comprometido con la separación entre la religión y el Estado, y llevó a cabo importantes reformas aperturistas para negociar relaciones con la Unión Europea.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios