“Mi Sangre” se camuflaba con cirugías y melena

BUENOS AIRES.- Henry de Jesús López Londoño, alias “Mi Sangre”, el capo narco colombiano detenido el martes en Pilar, se movía en la sociedad porteña bajo el nombre falso de Rolando Suárez Rodríguez y se presentaba como un “empresario venezolano”. Mucho más delgado, con implantes de cabello ondulado y varias cirugías en el rostro, el principal proveedor de cocaína del cartel mexicano de Los Zetas había logrado alejarse de la imagen que tenían los investigadores que lo buscaban desde hacía dos años. El hombre de 41 años se había radicado en nuestro país a fines del año pasado, junto con su mujer y su hija, y se dedicaba como pantalla a la compra y venta de automóviles de alta gama y a la adquisición de propiedades por medio de testaferros. Justamente por eso, ahora los investigadores analizan si con las siete identidades falsas que usaba “Mi Sangre” o “Don Mario” en el país, se compraron propiedades o se fundaron empresas fantasmas. Durante los últimos 11 meses el capo narco entró y salió varias veces de Argentina y recorrió distintos países de América del Sur con identidades falsas, confiando en sus pasaportes adulterados, en las cirugías estéticas y en su cabello semilargo y con rulos para pasar inadvertido. Según el diario El Tiempo de Colombia, López Londoño “solía moverse usando vehículos blindados de alta gama, siempre acompañado por un sujeto conocido como Jorge, jefe de su esquema de seguridad. Todas las semanas cambiaba de vehículo. Usaba automóviles de alta gama y lujosas camionetas 4x4. Se comunicaba por medio de teléfonos satelitales y hacía triangulaciones de llamadas para evitar interceptaciones de los servicios de inteligencia”. El portal “Minuto Uno” indicó también que con frecuencia “organizaba costosas fiestas en la zona norte del Gran Buenos Aires, a la que asistían su círculo íntimo y jóvenes modelos”. Al parecer fue una traición la que permitió la captura de “Mi Sangre”. Habría sido su excontador, quien le blanqueaba en Colombia el dinero del narcotráfico, el que lo delató. López Londoño nació en el barrio Boston de Medellín. Comenzó en una banda del barrio Los Colores y a los 20 años era “soldado raso” de la Oficina del Envigado, creada por Pablo Escobar (histórico jefe del cartel de Medellín) para cobrar cupos a exportadores de drogas, gestionar y lavar dinero. Con la muerte de Escobar en 1993 y las sucesivas capturas de sus sucesores naturales, “Mi Sangre” fue ascendiendo en jerarquía y terminó liderando la Oficina del Envigado y la banda Los Urabeños, dos de las más grandes organizaciones narcocriminales de Colombia.


Comentarios


“Mi Sangre” se camuflaba con cirugías y melena