Potencias occidentales excluirán a bancos rusos de la plataforma SWIFT, la sanción más dura contra Rusia

Los anunció la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen. Algunos países europeos se resistían a esta sanción, por las consecuencias que puede tener para garantizar el suministro de gas ruso.

Las potencias occidentales anuncciaron en las últimas excluirán a varios bancos rusos de la plataforma SWIFT, en la sanción más dura de las impuestas a Moscú por la invasión de Ucrania.

“Vamos a proponer a los líderes europeos que un cierto número de bancos rusos sean expulsados de Swift”, ha anunciado este sábado por la noche la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula von der Leyen. La acción, como la jefa del Ejecutivo europeo ha asegurado, está concertada con Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia.

El ministro de Exteriores de Ucrania, Dmitri Kuleba, había anunciado antes que «ya se iniciaron los preparativos técnicos» para desconectar a Rusia del sistema financiero Swift, considerada la sanción económica más dura contra el Kremlin, en medio de la reticencia de algunos países europeos por las consecuencias que puede tener esto para garantizar el suministro de gas ruso.

«La decisión oficial aún no ha sido emitida, pero ya comenzaron los preparativos técnicos para implementar esta sanción», comunicó hoy el funcionario por Facebook y agradeció a la diáspora ucraniana «por la presión a los gobiernos» para respaldar la acción.

La Society for World Interbank Financial Telecommunication, más conocida por sus siglas Swift, es una cooperativa de sociedades financieras, fundamentalmente bancos, a los que presta servicio. Si las entidades financieras de Rusia quedaran fuera del sistema, la operativa de su banca se vería seriamente complicada porque no podrían hacer ni cobros ni pagos internacionales con el resto de entidades que utilizan este sistema.

A todos los efectos se produciría un bloqueo de las transferencias bancarias con el país, lo que tendría a su vez efectos colaterales, ya que cualquier empresa extranjera que necesite hacer pagos en Rusia no tendría opciones de hacerlo por esta vía.

Según el sitio internet de la asociación nacional rusa Rosswift, Rusia es el segundo país después de Estados Unidos en número de usuarios de este sistema, con unos 300 bancos e instituciones miembros.
Concretamente, este sistema permite, por ejemplo, a un país como Alemania pagar electrónicamente sus compras de gas ruso.

Miedo a las consecuencias de excluir a Rusia


Varios países europeos, entre ellos Italia, Alemania, Austria y Hungría, habían expresado reservas reservas, temiendo el impacto de una decisión de ese tipo sobre los suministros de gas ruso, pero frente a los cuestionamientos ante la continuidad del conflicto que llegó a las calles de Kiev, fueron cambiando sus posturas.

Italia y Chipre, otra nación de la Unión Europea (UE) en principio reticente, confirmaron antes de la decisión que no bloquearían la decisión. Así lo informó el propio presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, uno de los promotores de esta sanción, tras conversar con el primer ministro de Italia, Mario Draghi.

Hungría, por su parte, directamente calificó de «noticia falsa» su oposición a esta sanción contra Rusia, tal como indicaron varios medios internacionales. El ministro de Exteriores, Péter Szijjártó, dijo en Facebook que esos medios «mienten» cuando dicen que «Hungría está bloqueando algunas de las sanciones contra Rusia, por ejemplo, en relación con el sistema Swift».

«Seamos claros: ¡No es cierto! Nunca nos hemos opuesto, ni bloqueado, a ninguna propuesta de sanción», dijo el Ministro, un hombre cercano al primer ministro, el ultranacionalista Viktor Orban. Alemania, país muy dependiente del gas ruso para su industria y que acaba de frenar la puesta en marcha del gasoducto Nord Stream 2, fue uno de los principales opositores a esta sanción, aunque luego indicó estaba abierto a la idea de avanzar en esta dirección.

En la misma línea, Karl Nehammer, el jefe del Gobierno austriaco (país que compra del 70 al 80% de su gas a Moscú) pasó de oponerse a la medida a pedir «una exclusión de Rusia de Swift». La expulsión de este sistema financiero se utilizó como herramienta de castigo solamente en una ocasión, en 2012, a través de una directiva de la UE que permitió apartar a Irán como represalia por el desarrollo de su
programa nuclear.

Castigos en el aire y en el mar


Además de las finanzas, las sanciones por la invasión a Ucrania comenzaron a hacerse visibles en otras áreas. En el mar, las fuerzas navales francesas interceptaron en el Canal de la Mancha un barco de bandera rusa con un cargamento de autos que se dirigía a San Petersburgo, y que pertenecería a una de las compañías castigadas por la UE, indicaron las autoridades de Francia.

En el aire, las sanciones tuvieron un ida y vuelta. Rusia anunció hoy el cierre de su espacio aéreo a las aerolíneas de Bulgaria, Polonia y República Checa, que hicieron lo propio con compañías rusas, medida que imitó hoy Estonia, Lituania y que también hará cumplir Eslovenia.

La Agencia Federal de Transporte Aéreo de Rusia informó de que el espacio aéreo ruso quedó cerrado «para las compañías aéreas de estos Estados y/o registradas en ellos«. «Se imponen restricciones a vuelos a puntos en el territorio de Rusia, incluidos vuelos de tránsito a través del espacio aéreo ruso», explicó la dependencia, que habló de decisiones “no amistosas” de esas tres naciones.

Bulgaria, República Checa y Polonia habían cerrado a la medianoche su espacio aéreo a aerolíneas rusas, y Estonia y Letonia adelantaron su intención de hacer lo mismo durante esta jornada, reportaron las agencias de noticias Sputnik y DPA.

La primera ministra estonia, Kaja Kallas, escribió en su cuenta de la red Twitter: “Estonia está prohibiendo las aerolíneas rusas en nuestro espacio aéreo. Invitamos a todos los países de la UE a hacer lo mismo. No hay lugar para aviones del estado agresor en cielos democráticos”.

Y en la misma red, citando a su par, el primer ministro esloveno, Janez Jansa, adelantó: “Eslovenia hará lo mismo”. Las medidas forman parte de la serie de sanciones que varios países de la UE adoptaron contra Rusia, incluyendo algunos en forma individual, como el congelamiento de los activos del presidente de Rusia, Vladimir Putin, y del canciller de ese país, Serguei Lavrov.

Agencia Télam.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios