Ni un 'mango'



Salí del diario irritado con el tonito pedagógico y de argumentos insustanciales con que, con voz de pito, reflexiona Antonio Cafiero, y llegué a la conclusión de que el americano Tom Wolfe tiene motivos para habernos dedicado a los argentinos algunas páginas de “La hoguera de las vanidades”. Mascullando sobre la profesión entré al quincho y le gané de mano al gordo Boedo: yo pregunté primero.

-¿Qué es el radicalismo rionegrino?

-Unos tipos que se están poniendo trajes de amianto para aguantar la hoguera que se les viene…

-¿Y el gobierno rionegrino?

-Un grupo de radicales que se ponen doble traje de amianto porque en ese lugar la hoguera tendrá más fuego -dijo el gordo, y me retrucó con otra pregunta.

-¿Qué es un grupo de periodistas tratando un tema nacional?…

-El ombligo del planeta -respondí.

-¿Cuál es la campaña electoral más costosa de la política rionegrina a lo largo de la transición?…

-¡La actual, gordo, la actual!…

-¿Cómo que la actual?… ¡No se nota!…

-Por eso es costosa, gordo: porque no se nota. Los partidos no tienen un mango y entonces tienen que agudizar el ingenio para hacer campaña… ¡Y vos sabés que eso de mover las neuronas es duro! -reflexioné.

-¡En el peronismo no tenemos un cobre!… Le fuimos a pedir al 'sabiola' Duhalde, pero no aflojó -dijo Ludovico.

-¿Por?…

-Dio un argumento sólido.

-¿Cuál?

-Dice que toda inversión en el PJ rionegrino tiene una tasa de retorno muy incierta.

-¿Por?

-Porque perdemos siempre….

-Lo interesante de esta campaña es que también nosotros, los radicales, andamos con los bolsillos famélicos… fuimos a verlo a Fernando de La Rúa -señaló “Parroquia”.

-¿Y?

-Propuso por qué el partido no pedía un crédito al Banco Provincia de Río Negro…

-¿Y?

-Y… nos quedamos en silencio y Fernandito se entusiasmó y siguió: “Vieron, radicales, qué buena idea les di!… ¡Los sorprendí!… ¡No contaban con mi astucia!… ¡Así voy a gobernar la Argentina: con ideas que marcan un antes y después!”… Y nosotros seguimos en silencio y Fernando se dio cuenta de que algo no encajaba -dijo “Parroquia”.

-¿Y?

-¡Y!… de golpe nos preguntó: “¿Qué les pasa, no les gusta la idea? “… Y entonces le dijimos la verdad: “Mira 'Fer', el Banco Provincia no existe más…

-¿Y qué dijo?

-¡Se la agarró con Mario Franco!…

-¿Con Mario Franco?

-Sí, con Mario… “¡Qué barbaridad estos peronistas, fundir el Banco Provincia en el período '73 / '76… Cuando el Banco Central te aguantaba todo… encajes… etc, etc!”…

-¿Y ustedes qué hicieron? -pregunté.

-¡Nos callamos, Eduardito, nos calla-mos!… ¡Por primera vez en años alguien no nos achacaba a los radicales rionegrinos haber fundido el Banco Provincia! -respondió “Parroquia”.

-¡El MPP tampoco tiene guita para la campaña!… ¡Vieran cómo lo miraba Julito Salto a Cavallo ni bien éste llegó al aeropuerto de Neuquén! -comenté

-¿Cómo lo miraba?…

-Cerrando y cerrando los ojos… como en el truco… “estoy muerto, estoy muerto” y “Mingo” no se daba cuenta. Entonces Julito lo encaró en un aparte: “¿Trajiste mosca, “Mingo?”…

-¿Y?

-Y “Mingo” le dijo que sí… que había una mosca revoloteando en el jet que lo había traído al Valle… “Fijate, Julito, fijate”…

Eduardo Gilimón


Comentarios


Ni un 'mango'