Orazi admitió emergencia en agua y cloacas en Villa Regina

El electo intendente reginense cree que esos servicios están mal y que resolver esa situación demandará tiempo y dinero.



Orazi recorrió ayer la planta de tratamiento y pudo observar que será necesario mucho trabajo para mejorarla.

Orazi recorrió ayer la planta de tratamiento y pudo observar que será necesario mucho trabajo para mejorarla.

A días de asumir, el intendente electo de Villa Regina, Marcelo Orazi (JSRN), sostuvo que los servicios de agua potable y cloacas que brinda el municipio se encuentran en “estado de emergencia”; y que resolver la problemática en los servicios sanitarios requerirá tiempo y una muy importante inversión económica.

Junto a personas que conformarán su equipo de gobierno, Orazi realizó una recorrida por instalaciones municipales para constatar el estado en el que se están brindando los servicios de provisión de agua potable y el de cloacas.

Durante las últimas semanas la prestación de estos servicios, que se encuentran en manos del municipio, se transformó en un gran problema para la gestión de Carlos Vazzana (PJ) a partir de reiterados cortes por rotura de equipos que provocaron que durante varios días no hubiera abastecimiento de agua potable, en tanto que también por una situación similar no se pudieron bombear líquidos cloacales a las piletas de tratamiento de efluentes.

“Vemos que ambos servicios se encuentran en un estado de abandono y desidia”, comentó Orazi durante la recorrida que comprendió las piletas de tratamiento de efluentes de líquidos cloacales ubicada en el sector del Parque Industrial de esta ciudad y la planta de potabilización de agua situada en el barrio San Martín.

Al mismo tiempo interpretó que ambos servicios se encuentran “en una situación de emergencia”, por lo que ya está haciendo gestiones y logró el compromiso del gobierno provincial actual y entrante, de que a través de distintas áreas, incluyendo la empresa Aguas Rionegrina Sociedad Anónima, colaborarán para lograr normalizar el funcionamiento de ambos.

La situación en ambos casos es muy preocupante. En cuanto al tratamiento de efluentes desde hace más de una década se encuentra saturado. De las cuatro piletas con las que se cuenta, una está anulada desde hace varios años; de las tres restantes otra se desmoronó por completo una de las paredes laterales de contención a raíz de un socabón que se produjo por la rotura del principal caño que debe volcar los líquidos a las piletas. El agua sin tratamiento ya rebalsa la única pileta que se encuentra en servicio.

En 2010 el municipio inauguró una moderna planta de potabilización que se construyó con una inversión del gobierno nacional. La planta, única en su tipo en la provincia, fue pensada para asegurar la dotación del suministro a una población de hasta 75 mil habitantes. Todo el sistema funcionaba de manera automática, pero la falta de inversiones en los últimos cuatro años, hizo que actualmente nada de los previsto para potabilizar el agua funcione.


Comentarios


Orazi admitió emergencia en agua y cloacas en Villa Regina