Peker: "hubo una revolución de los vínculos familiares que tiene efectos políticos"

La periodista feminista y escritora gozosa llegó a Neuquén para asistir a la primera jornada de la Feria Internacional del Libro. Su presentación colmó el auditorio de Museo Nacional de Bellas Artes.

Luciana Peker comenta que le gusta mucho la palabra bardas. La define como “esa pequeña altura dentro de las mesetas patagónicas.” No sólo decodifica rápidamente el territorio que visita; hizo algo más grande: supo leer una época. La nuestra. Ayer inauguró la primera jornada de la Feria del Libro de Neuquén.

P: “La revolución de las hijas” aparece por primera vez en el discurso que diste en la Cámara de Diputados, en el contexto del debate sobre la legalización del aborto, y después hubo una apropiación colectiva de esa frase. ¿Qué contenido le das hoy?

R: La verdad es que la frase sale peinándola a mi hija adolescente y creo que hay un sentido histórico muy fuerte. Y no es sólo en el sentido de que sean hijas de una revolución feminista y mucho menos en un sentido despectivo. Yo creo que es un elemento central para entender la Argentina de hoy, para entender la pelea por el aborto, el nivel de incidencia del feminismo, la curiosidad intelectual, la instalación de periodistas y escritoras feministas en las ferias del libro de todo el país, que tiene que ver con una curiosidad de las chicas, el acompañamiento de los padres, una mayor sororidad con las madres. Hubo una revolución de los vínculos familiares que tiene efectos políticos. Es una revolución, por un lado por el segmento histórico y etario de las jóvenes, y por otro lado por una tracción vincular y por una revolución que está muy vinculada por el amor: padres que escuchan a sus hijas con un amor por el que están dispuestos a cambiar. También con un amor muy fuerte de las hijas, que al contrario de otras generaciones que cerraban las puertas de sus casas para ir a hacer la revolución afuera, las pibas revolucionaron las mesas de sus casas y eso habla de una atención, pero de una atención motivada por el amor: vos discutís donde querés cambiar.

P: Esa revolución no terminó el 8 de agosto de 2018 en el Senado, ¿cómo continua?

R: Los sectores antiderechos están llamando al 8 de agosto una victoria y yo creo que tienen razón, que fue una victoria de los sectores antiderechos conservadores, católicos y evangélicos de la Argentina, que se ensambla en un movimiento mundial que es neofascista, y que no va solo en contra del aborto legal, sino también en contra de las denuncias de abuso sexual. Logró rearmar a estos sectores antiderechos que es una situación muy peligrosa. Por otro lado, por supuesto, creo que politizó a las jóvenes y los resultados de las elecciones en la Argentina no están aislados también de la movilización feminista.

P: En el discurso vos te referis a que tu hija mujer no tiene los mismos derechos que tu hijo varón. Estabas hablando de ESI, una ley sancionada en 2006 ¿cómo evalúas su implementación en todo el país?

R: La ESI es la madre de todas las batallas. El fenómeno de la revolución de las hijas, por un lado, reclama por la Educación Sexual. Durante el macrismo hubo un claro retroceso en el impacto de la producción y distribución de materiales, en las capacitaciones. Siempre digo que lo más importante (de la ESI) no es lo que enseña sino lo que permite escuchar. No es lo que dice, sino lo que abre.

P: Hoy conocimos la noticia de un nuevo femicidio en La Matanza. El acusado es un chico de 19 años y la víctima es su novia de 16. Sabrina Catarbia (abogada de Thelma Fardín) escribió en Twitter: “¿en qué estamos fallando como sociedad para que un pibe llegue a ese extremo?” Cuál sería tu respuesta a esa pregunta

R: (respira profundo) El femicidio, más de un adolescente, es un detonante y obviamente que nos conmueve de manera particular, porque me parece que quienes somos adultas tenemos la responsabilidad y la sensibilidad de la frustración cuando muere un adolescente. Tenemos que preguntarnos que hicimos como sociedad, y en otro lugar hay que denunciar que el Estado no hace nada y es el que tiene que hacer. El Estado no tiene hoy políticas públicas reales para frenar la violencia de género. Especialmente en los jóvenes al ser un sector de la población que está escolarizado tenes muchas más posibilidades de herramientas. Comparto el punto de vista de Sabrina, que nuestras soluciones no son punitivistas, esto no quiere decir que no haya impunidad para un caso puntual o para alguien que asesinó a un adolescente, pero si lo que queremos es prevenir yo en lo particular creo que tiene que haber políticas públicas para varones. Es indispensable y urgente. Porque quiero que a las pibas no las maten y tampoco, por supuesto, me parece deseable que un varón adolescente termine en la cárcel o escrachado.

P: Hay un escenario de gran deterioro social en el país con la inflación, el endeudamiento, la caída del valor del salario y el desempleo. Esto afecta a los trabajadores pero especialmente a las mujeres y las identidades feminizadas, ¿podrías explicar por qué?

R: Los momentos de crisis no son para postergar las demandas de las mujeres y las disidencias sexuales. No se trata de una competencia, sino de ver para donde se perfila el país. Hay una frase que escribí en 2016: la CGT toma el té, las mujeres la calle. Yo no quiero que ahora lleguen al poder y se sienten a negociar con la CGT y se olviden que las que hicimos paro a las políticas liberales fuimos las mujeres masivamente. Si vos te ocupas de todos los trabajadores de la misma manera lo que vas a reproducir son esas desigualdades. Un varón de 40 años va tener más posibilidades de tener trabajo que una piba neuquina. Las mujeres ganamos, según cifras del Indec, un 26% menos. ¿Cuánto menos ganamos con esta inflación? El riesgo país, impaginate lo que es el riesgo olla. Porque las mujeres somos las que paramos las ollas. Con el pedido del cupo laboral trans, que es indelegable, las políticas que se vengan tienen que tener perspectiva de género, no sólo paridad en los ministerios y en las listas, sino en las políticas públicas.


Comentarios


Peker: «hubo una revolución de los vínculos familiares que tiene efectos políticos»