Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

Pintura hogareña, una tarea para la que no hace falta ser experto

Renovar el ambiente de una casa a través del esfuerzo propio es algo que hay que experimentar. Aquí van algunos tips para tener en cuenta, como colores a utilizar y materiales necesarios.



Para aquellos que se dan maña para realizar tareas hogareñas, una de las actividades más satisfactorias es renovar un ambiente a través de la pintura.

Esta tarea no requiere tener acumulada demasiada experiencia para lograr un resultado satisfactorio, aunque necesita respetar una determinada cantidad de pasos y tener el tiempo disponible para llevarla a buen término.

A continuación ofrecemos una pequeña guía sobre los aspectos a tener en cuenta antes de comenzar con la tarea.

Lo primero es elegir el o los colores de la habitación a pintar. Para ello hay consejos de profesionales en la materia que pueden ayudar a elegir el color adecuado según la lista siguiente:

Antes de comenzar a pintar hay que tener todos los elementos necesarios para la tarea.


• Rojo: aporta calidez, es estimulante.
• Naranja: ideal para pasillos y recibidores, al igual que el rojo es un color que energiza los ambientes.
• Amarillo: alegre y luminoso, pueden andar bien en un comedor.
• Verde: de naturaleza refrescante, juvenil, otorga relax y bienestar.
• Azul: simboliza tranquilidad, concentración y calma, se utiliza mucho en los baños o despachos.
• Violeta: un tono que favorece la concentración, puede servir para un dormitorio.
• Rosa: emocional y tranquilizador, también es ideal para habitaciones.
• Blanco: transmite frescura y pureza. Queda bien en combinación con otros tonos, otorga luminosidad a cualquier ambiente.
• Negro: potente, elegante. Se puede utilizar para resaltar otros colores.

Otro aspecto importante de la pintura es calcular bien la cantidad de material que hará falta viendo la superficie de la habitación a pintar y el poder cubritivo de la pintura a utilizar, el que generalmente viene especificado en el envase.


Antes de comenzar hay que hacer un listado de los otros materiales necesarios además de la pintura, ellos son: cinta de empapelar para cubrir superficies que no queremos pintar o para demarcar zonas que sí queremos darle color, nailon o cartón para cubrir el suelo de salpicaduras, rodillos y pinceles de buena calidad, cubetas para cargar pintura, escalera, ropa adecuada para el trabajo, enduido, espátulas, lijas.

La tarea debe comenzar por el techo y luego será el turno de las paredes. Antes de pintar las paredes lo aconsejable es hacer los esquineros con un pincel y luego pintar la superficie más amplia con el rodillo.

El cielorraso es lo primero que hay que pintar.


La cantidad de manos a dar para que el trabajo quede terminado depende del estado de la pared y de la calidad de la pintura. Por lo general, con dos manos de una buena pintura la tarea debería estar finalizada.

Recordar que entre una mano y otra hay que dejar secar un tiempo determinado que pueden ser un par de horas si el clima y la humedad del ambiente acompaña.


Comentarios


Pintura hogareña, una tarea para la que no hace falta ser experto