Exclusivo Suscriptores

La financiación para repavimentar dos rutas en Río Negro quedó en riesgo, pero Nación promete nuevas condiciones

Se declaró desierta la licitación de repavimentación de las rutas N° 6 y N°8. La Nación apura a la Provincia para mantener el financiamiento del BID. Valeri se reunió en Interior y, en principio, acordaron "ajustes en el proyecto".

La licitación nacional para las repavimentaciones de las rutas N° 6 y N° 8 fue declarada desierta por Nación y , actualmente, quedó en riesgo su financiamiento internacional.

En los últimos días, funcionarios de Interior prometieron ciertos ajustes en las condiciones iniciales y otra convocatoria licitatoria al ministro de Obras Públicas, Carlos Valeri, que concurrió frente al peligro de la exclusión del proyecto del programa de financiamiento del BID. Dato político-institucional: la audiencia nacional se cumplió por gestión del senador Alberto Weretilneck.

En principio, el optimismo y la expectativa del año pasado para el inicio de las construcciones derivó en las últimas semanas en preocupación y en dudas, cuando Nación requirió a la Provincia que avance en otra cotización y en una segunda licitación, frente al riesgo de que Río Negro quede excluida del programa de Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El trámite tiene más de cinco años, incluyendo una audiencia pública en mayo del 2019. En julio del año pasado se concluyó con la apertura de ofertas, con una única presentación, formalizada por la UTE de Luciano SA, Sapag SA y Vial Agro.

Esa propuesta económica totalizó 5.886 millones, con unos 3.072 millones por la primera etapa, que comprende 57 kilómetros de la Ruta N° 6 y su intersección con la N° 22, y 2.814 millones por el segundo tramo, que suman 128 kilómetros (97 kilómetros en la Ruta N° 6 y el resto de la Ruta N° 8).

El presupuesto oficial de la licitación era de 3.400 millones, es decir, la oferta privada la superaba en 2.486 millones o en un 73%.

Aún una justificación económica de Vialidad, la Nación desestimó la propuesta de la UTE y declaró desierta la licitación, en abril pasado.

Kilómetros de la obra

185
kilómetros repartidos en dos etapas. La primera llega a los 128 km y la segunda a los 57 km entre las rutas 6 y 8.

El presupuesto provincial del 2023 autoriza al “Poder Ejecutivo a realizar operaciones de crédito” con organismos internacionales “hasta la suma de 4.900 millones” para proyectos de “infraestructura y/o proyectos de desarrollo económico”. Ese artículo N° 50 respondía al aval legislativo para el financiamiento del BID en los proyectos de las rutas N° 6 y N° 8, con monto basado en un cálculo inicial de 28 millones de dólares y la cotización de la moneda de segunda parte del 2022.

El vínculo de Nación con Río Negro para los programas internacionales pertenece a la llamada Unidad Ejecutora, dependiente de Economía.

En diálogo con Diario RÍO NEGRO, su ministro Luis Vaisberg aceptó que Nación requirió a la Provincia un nuevo presupuesto para realizar otra licitación y sostener ese crédito rionegrino aprobado dentro del programa del BID. Agregó que su cartera ya había pedido a Vialidad que realice otra cotización y responder a la solicitud nacional.

Por su parte, el titular del organismo vial, Raul Grun, confirmó la petición de Economía, pero aclaró que “actualmente, es imposible cotizar” por “los inconvenientes para realizar un presupuesto por la incertidumbre de los precios”. Aún sus dichos, el ministro Valeri -cuyo organigrama alcanza a Vialidad- se reunía en Interior y acordaba «ajustes al proyecto» de repavimentación y «una próxima licitación».

La obra totaliza 185 kilómetros, con una etapa de 128 kilómetros ( 97 km sobre la Ruta 6 y 31 km sobre la Ruta 8) y otra de 57 kilómetros (exclusivamente en la Ruta 6, cerca de General Roca, que atraviesa la zona de Paso Córdoba, Barda Sur y Cerrito La Cruz).

Estas demoradas repavimentaciones son claves porque otorgarán mayor seguridad para los pobladores que la circulan habitualmente y, además, permitirá un desarrollo turístico para distintas localidades.


Comentarios